Película: Pulse (Conexión)

El terror, como cualquier género, también se actualiza y reinventa con arreglo a los tiempos que corren. Junto a mitos como el vampiro, el zombi o el licántropo, permanentemente "aggiornados" en cine y televisión, surgen nuevos temas, como el terror que procede de las nuevas tecnologías. Es el caso de esta Pulse (Conexión), versión yanqui de la japonesa Pulse (Kairo) (2001), del guionista y director Kiyoshi Kurosawa (nada que ver con el gran Akira Kurosawa).

Tras el extraño suicidio de uno de ellos, un grupo de estudiantes empieza a recibir mensajes en su ordenador incitándoles a visitar cierta web en las que aparecen imágenes de personas que se suicidan. Alguien ha abierto en su ordenador una puerta que debería haberse quedado cerrada para siempre...

El problema de Pulse es que parte de una idea interesante (unos estudiantes dan con un espectro de onda que resulta ser en el que se encuentran los muertos, que tendrán entonces la posibilidad de comunicarse y de volver al mundo de los vivos) pero cuya realización no es precisamente brillante. Jim Sonzero, al que se le encomendó el empeño, no parece ser un cineasta dotado.


Su puesta en escena es más bien ramplona, sus sustos se ven venir a la legua, los diálogos son manifiestamente mejorables. Y eso que uno de los dos guionistas ha sido Wes Craven, pope del cine de terror USA, mítico creador de series iniciadas por Pesadilla en Elm Street (1984) y Scream (1996), además de autor de algunos filmes "indie" (que entonces llamábamos de serie Z…) de los años setenta que hoy se reputan películas "de culto", como La última casa a la izquierda (1972) o Las colinas tienen ojos (1977).

Y es una pena, porque el tema es más que interesante. ¿Es posible que se pueda acceder a zonas espectrales a través de la electrónica? Si las almas (en el caso de que tal cosa exista) no son sino pulsos eléctricos, como mantienen algunas teorías, ¿no sería posible que la nueva y cada vez más poderosa tecnología informática llegara alguna vez a conectar con ellas? Y si eso fuera así, ¿serían esas almas benévolas, o por el contrario darían lugar a un apocalipsis si se les abriera ese inopinado camino de regreso al mundo de los vivos?

Interesantes cuestiones que en Pulse no se atisban, buscándose sólo el mero susto, aunque sería injusto no reconocerle escenas de genuino escalofrío, sobre todo en los momentos iniciales, cuando las presencias espectrales empiezan a hacer de las suyas y el director Sonzero, en un ataque de creatividad, apuesta por sugerir antes que por mostrar.

Al frente del reparto aparece Kristen Bell, experta en series B y en series televisivas, alcanzando quizá su cénit como protagonista del serial catódico Veronica Mars, aunque también ha participado en otras populares series como Héroes y The gossip girl; paradójicamente, su intervención más sonada en cine ha sido solo con su voz, como la protagonista de Frozen (2013), uno de los pocos éxitos comerciales y críticos de Disney en la década de los años diez del siglo XXI.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Pulse (Conexión) - by , Jun 03, 2018
2 / 5 stars
El terror en los tiempos de la informática