Película: Saw La huella de Seven (a su vez inspirada en la excelente El silencio de los corderos) sigue invadiendo el cine de terror, hasta tal punto de que se podría hablar ya de una especie de subgénero, en el que hoy inciden cada vez más películas. Este Saw tiene, sin duda, sus variantes: hay una única situación (los dos hombres que se despiertan en un sórdido water público abandonado, encadenados y con la instrucción de matar al otro so pena de morir ambos), si bien es cierto que la acción se "airea" constantemente con acciones anteriores y simultáneas a la central del filme, siempre relacionadas con ésta, y que van dando sentido a una situación inicialmente incomprensible. Hay, por supuesto, un asesino en serie, aunque, como dice uno de los personajes, no es técnicamente tal asesino, pues no ejecuta por su mano ninguna muerte, aunque pone a otros en la tesitura de matar o ser matado, o de matarse a sí mismos con sádicas pruebas más allá de toda humanidad.

James Wan, el director, es un cineasta australiano, aunque de ojos rasgados, confirmando con ello la supremacía de los orientales en el moderno cine de terror. La historia avanza apretando en la tensión, sembrando dudas y sospechas en el espectador, que a la postre, como cabía esperar (también ésa fue una de las aportaciones de la mentada Seven), se resuelven en una sorpresa final, una nueva pirueta sobre las ya realizadas, aunque hay que reconocer que está bien urdida. Así las cosas, Saw es un curioso thriller de terror que, aunque bebe en las fuentes de su ilustre antecesora, tiene personalidad propia, mantiene el suspense y el acongojamiento del público sin los típicos sustitos, y finalmente viene, aunque de forma más bien retorcida, a recordarnos cuán injusto es el ser humano cuando no valora lo que tiene. No, si al final va a resultar que este James Wan es hasta un humanista y todo...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Saw - by , Apr 02, 2005
2 / 5 stars
Tras la estela de "Seven"