Película: Shampoo

Hal Ashby fue un montador que, tras conseguir el Oscar en esa disciplina por En el calor de la noche (1967), de Norman Jewison, se pasó a la dirección cinematográfica. En este campo, sobre todo durante los años setenta, obtuvo varios éxitos tanto de público como de crítica, que le encumbraron como un realizador de prestigio. Fue la época de la transgresora El último deber (1973), de la socialmente comprometida Esta tierra es mi tierra (1976), hermosa biografía del cantautor Woody Guthrie, del percutante drama sobre las secuelas de la guerra del Vietnam en El regreso (1978), de la corrosiva comedia política Bienvenido Mr. Chance (1979). Durante los años ochenta su estrella declinó, y en esa década solo consiguió destacar con un film como el “noir” Ocho millones de maneras de morir (1986). Poco después Ashby falleció, en 1988, a los 59 años, dejando la incógnita de qué tipo de cine podría haber hecho si no hubiera muerto precozmente.

La obra cinematográfica de Hal Ashby brillaba especialmente en aquellas películas con una intencionalidad política o social evidente. No era el suyo el típico cine comercial al uso, de puro entretenimiento, y en esa línea hizo pocas películas. Una de ellas fue precisamente esta Shampoo, una comedia más o menos rijosa que contó con guion del prestigioso Robert Towne (entre cuyos créditos como guionista tiene títulos como Chinatown) y del propio Warren Beatty, que era también la estrella del film, además de coproductor.

Beatty consiguió uno de sus grandes éxitos personales de la década de los setenta dando vida a un peluquero mujeriego que se ve envuelto en una serie de enredos como consecuencia de sus múltiples jaleos de alcoba.

Pero, como queda dicho, la comedia no es lo que mejor le iba a Hal Ashby, y aunque la anécdota argumental se sigue con benevolencia y agrado, no termina de levantarse sobre sus propias limitaciones, que son las de una película resultona, que pretende hacer pasar un buen rato y poco más. Beatty, por aquella época irredento casanova en su vida real, parece autointerpretarse en la película: su intervención en el guion hace sospechar que, tal vez, algunas de las anécdotas que se ponen en pantalla no sean del todo inventadas.

Para la ocasión la estrella se rodeó de bellas actrices de la época, algunas de notable talento interpretativo, como Julie Christie, y otras que hicieron de su palmito la mayor de sus virtudes, como la incombustible Goldie Hawn. En un papel secundario aparecía Carrie Fisher, un par de años antes de saltar a la fama mundial y entrar en la Historia del Cine por su papel de princesa Leia en La guerra de las galaxias (1977).


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

112'

Año de producción

Shampoo - by , May 31, 2018
1 / 5 stars
Comedia rijosa