Pelicula:

Hay una gloriosa tradición en el cine negro francés, el llamado coloquialmente “polar”, que va desde los clásicos Carné, Duvivier o Chenal, hasta el más reciente Jacques Audiard, pasando por las generaciones intermedias, con maestros como Clouzot, Becker, Dassin, Clément y, sobre todo, Melville. Incluso grandes cineastas no estrictamente dedicados al género lo cultivaron con cierta asiduidad, como Truffaut, Chabrol, Malle, Godard y Tavernier.

Thomas Kruithof es un digno sucesor de estos grandes nombres. Con este su primer largometraje de ficción (antes solo había dirigido un corto, Rétention) muestra sus credenciales, que no son baladíes: buen dominio de la técnica narrativa, capacidad para creación de atmósferas, un estilo muy definido, caracterizado por la sobriedad, la estilización, los tonos oscuros que tan bien van con la trama, la sensación de claustrofobia de los espacios cerrados.

Un hombre hacia la cincuentena se encuentra en el paro de un día para otro. Tras un año en esa situación, no consigue ser contratado de nuevo. Inopinadamente, recibe la llamada de un misterioso personaje que le encarga una ocupación, transcribir cintas de audio procedentes de vigilancia telefónica que realiza la empresa que le contrata. Desesperado por su situación económica y anímica (alcohólico en rehabilitación, sin vida social, ni amorosa, ni sexual, digna de tal nombre), nuestro Juan Nadie acepta sin hacer más preguntas, como parecería lógico ante una tarea de estas características. Tras unos primeros días en los que todo se desarrolla conforme a lo previsto, comienzan los problemas…

Testigo es una inquietante aproximación al oscuro, sórdido, lóbrego mundo de las escuchas telefónicas, sean o no legales, aunque estas últimas, obviamente, son peores. En ese mundo habrá de desenvolverse nuestro héroe anónimo, nuestro hombre de la calle sumergido en una espiral de peligro y violencia que le supera. Denuncia sobre el sistema, Testigo plantea la ignominia de la política cuando se sirve de métodos espurios para conseguir sus fines, despreciando los cadáveres, reales o metafóricos, que deje en su camino. En ese sentido, hay algo en este estimulante “polar” de los filmes de denuncia política que hicieron famoso a Costa-Gavras en los años setenta y ochenta (Z, La confesión, Estado de sitio, Sección especial, Desaparecido), aunque probablemente la mayor influencia esté en Jean-Pierre Melville y su El silencio de un hombre, que también jugaba con elementos similares, aunque el protagonista en aquel filme era un profesional del crimen, también zarandeado en una turbia maniobra. No es ocioso mencionar también La conversación, de Francis Ford Coppola, como una referencia que planea también por la trama. Pero esas influencias no son plagios ni copias, son tributos perfectamente imbricados en el filme, que tiene vida propia, que posee un corpus argumental específico, manifiestamente autónomo.

Película compacta, sólida, nos muestra las debilidades del sistema y de aquellos que deberían velar por el bien común de los ciudadanos, febles cuando se les pone el adecuado anzuelo. Irreprochablemente rodada, Testigo resulta ser un “polar” que, como decíamos al principio, conecta sin desdoro con sus ilustres antecedentes históricos del cine negro francés.

Buena parte del mérito del filme está en la notable interpretación de François Cluzet, un veterano actor francés cuya capacidad para transmitir emociones con la mínima expresividad es ciertamente sobresaliente. Cluzet, cuyo parecido físico con Dustin Hoffman no se desdibuja con la edad, ha trabajado para los mejores directores franceses: Chabrol, Tavernier, Berri, Assayas… y es uno de los valores seguros del cine galo, a la altura de un Depardieu, aunque no sea tan famoso. De los demás me quedo con Sami Bouajila, que trabaja su papel también desde el hermetismo del que tiene el poder delegado por el pueblo, aunque llegue el momento en que le flaqueen las fuerzas o la tentación sea irresistible… Alba Rohrwacher es la única presencia femenina (el “polar” es bastante machista, es cierto…), aportando naturalidad y un punto de sencillez a un personaje atribulado.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

88'

Año de producción

Trailer

Testigo - by , Jun 09, 2017
3 / 5 stars
Denuncia del sistema