Película: Tierra firme

Tras el éxito crítico (aunque en recaudación estuvo flojo, como corresponde a un film con escasísima publicidad, el talón de Aquiles del cine español) de 10.000 Km, el director, guionista y montador catalán Carlos Marqués-Marcet presenta su segundo largometraje, esta entonada Tierra firme que, como su primera película, también gira sobre la pareja y la posibilidad (o no) de ser padres. Si en la anterior obra del barcelonés la acción tenía como eje casi monográfico a la pareja heterosexual protagonista, en esta su nueva película tendremos un triángulo muy peculiar: la pareja “titular”, por llamarla de alguna manera, está formada por dos chicas, en los treinta y tantos; la llegada del amigo de una de ellas hace concebir a la otra, quizá urgida por esa entelequia llamada reloj biológico, la esperanza de tener un bebé con el semen del recién llegado, si bien su novia presenta serios reparos a tal posibilidad, viendo peligrar su hasta entonces idílica vida…

Tiene Tierra firme un comienzo desenfadado, con esta pareja en la que la madre de una de ellas (una estupenda Geraldine Chaplin) pone la nota entre telúrica y de diosa Hera. Ese tono de comedia, que se acrecienta cuando llega el amigo, un español encantadoramente casposo y con un sentido del humor descacharrante, va evolucionando poco a poco, conforme el bebé engendrado va avanzando en su gestación y la relación de las dos mujeres se va deteriorando, una absolutamente entregada a su nueva faceta de ilusionada madre, la otra descorazonada cuando presiente que todo su mundo se viene abajo con el nuevo miembro de la familia que, inexorable, se aproxima. Llega entonces, de forma pausada, sin estridencias, el momento del drama, en un giro argumental que nos parece bien trenzado, apoyándose en un guion con buenos diálogos, de esos que hoy día se echan en falta en cine, puestos en boca de personajes que saben a reales, aunque sean tan bohemios, también tan vivalavirgen como estos.

Temas como el miedo al compromiso, la responsabilidad familiar, el amor paternal y maternal, que no tienen medida, la necesidad de buscar nuevos caminos, aunque sea equivocándose, están en la película, cuyo liviano comienzo no augura que sean tan graves los temas a tocar. Pero Marqués-Marcet se nos revela, además de cómo buen guionista y montador, como un director solvente, con capacidad de insuflar un ritmo adecuado a su obra, con una narrativa a la vez fresca y moderna. Rueda con frecuencia en largos planos-secuencia, generalmente en movimiento, que no resultan inanes sino convenientes a lo que se nos está contando. Tierra firme nos parece, entonces, una más que digna película, con temática por supuesto inimaginable hace pongamos treinta años, cuando las parejas de mujeres en cine eran tabú (remember La calumnia, por ejemplo) y la inseminación artificial (aunque sea con el zarrapastroso sistema aquí empleado), además de sonar a chino, se consideraba de mal gusto presentarla en una película, y menos aún entrando en detalles… Pero los tiempos avanzan y, lógicamente, cada momento histórico tiene el cine que se corresponde con los modos, modas y costumbres que le corresponden.

La localización del film debe considerarse un acierto: casi todo está rodado en el Regent’s Canal, un cauce artificial de agua construido en el siglo XIX en Londres, por el que navega incesante el barco donde vive la pareja feliz y donde se suceden la mayor parte de los hechos. El propio bote fluvial tiene reminiscencias al que utilizaban los también amantes (estos heterosexuales) de L’Atalante (1934), la obra maestra de Jean Vigo, también un amor sobre las aguas del río, un amor fou que, como Heráclito, nunca volverá a bañarse en las mismas aguas.

Muy interesante trabajo, con excelente química, de la pareja protagonista, Natalia Tena y Oona Chaplin (con ese pedigrí, ya podrá…); curiosamente ambas trabajaron juntas (aunque no coincidieran en ninguna escena) en Juego de Tronos. David Verdaguer se muestra como apreciable actor cómico y con capacidad también para acometer otros registros más dramáticos.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

111'

Año de producción

Trailer

Tierra firme - by , Nov 24, 2017
3 / 5 stars
El amor en los tiempos de la inseminación artificial