Película: Trabajo basura

Mike Judge es el creador de esa pareja de tarados en formato "cartoon" que el siglo conoce como Beavis y Butt-head, los dos niños más escatológicos y cretinos del mundo mundial. Judge, tal vez harto de las chorradas de sus personajes de dibujos animados, se ha pasado al cine con personas de carne y hueso, aunque en buena parte no se puede decir que éstos hayan mejorado mucho con respecto a sus antecedentes catódicos...


Judge plantea su película como una ácida sátira urbana sobre un empleadillo de una macroempresa, con todos los tics de una oficina siniestra aunque rebozada en tecnología punta. El empleadillo es infeliz, como todo quisque en su situación, pero una sesión de hipnosis (de final inesperado) le proporcionará una nueva perspectiva.


Bastante mejor en su primera parte, cuando Judge se ríe a placer de los tópicos y los personajillos que pueblan las oficinas de todo el mundo (se ve que antes de creativo televisivo debió ser chupatintas), que en la segunda, cuando monta una especie de desfalco de guante blanco a llevar a cabo entre tres pánfilos sin porvenir y no mucho más listos que Beavis y Butt-head, Trabajo basura queda como una película atractiva aunque bastante menos de lo que podría haber sido.


Al frente del reparto aparece un entonces casi desconocido Ron Livingston, quien en España podría pasar perfectamente por Pedro J. Ramírez con 30 años menos. Jennifer Aniston, tan de actualidad, se adapta perfectamente al rol de "chica-de-al-lado" que termina poniéndose el mundo por montera y deja su trabajo basura para el siguiente incauto.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

99'

Año de producción

Trabajo basura - by , May 16, 2018
2 / 5 stars
Sátira urbana