Película: Tres estaciones Asolado por dos décadas largas de guerra civil, convertido en una pieza clave del tablero de ajedrez del mundo, en el que las grandes potencias jugaron sus piezas impúdicamente, Vietnam es hoy, un cuarto de siglo después, una extraña mezcla de teórico régimen comunista con una sociedad salvajemente capitalista en la práctica. En este contradictorio universo se ha volcado el cineasta norteamericano (de origen vietnamita) Tony Bui, para llevar a cabo esta hermosa película, en la que mezcla hasta cuatro historias distintas, todas ellas relativas a la vida hodierna de un país marcado durante varias generaciones por una guerra inhumana y sus consecuencias.

Esas cuatro historias, que se van sucediendo a lo largo de las tres estaciones del título, van desde la bellísima elegía del maestro botánico, enfermo de lepra, y su joven pupila que le sirve de amorosa amanuense, hasta la algo más prosaica (pero más comprometida socialmente) del chiquillo obligado a vender baratijas en la calle para ganarse míseramente la vida. Las otras dos historias tampoco carecen de interés: la fascinación, el amor sin ambages que siente el conductor de un ciclo-taxi por una putita de hotel, a la que seguirá como un perro faldero, y la dolorosa búsqueda de su hija vietnamita de un ciudadano americano, tal vez la menos pulida, la menos desbastada de todas. Pero el conjunto, a pesar de su diversidad temática, no chirría casi nunca, consiguiendo el director, Bui, una unidad temática casi siempre envidiable.

Con algunas escenas absolutamente deslumbrantes, como la agonía del maestro leproso escuchando extasiado una sencilla canción popular que le devuelve a la pureza de su infancia, o el momento mágico en que el ciclotaxista consigue ofrecer a su amada su máximo (y a la vez tan simple) sueño, Tres estaciones se constituye pronto en un referente indispensable para conocer la realidad, pero también la fantasía y el lirismo, de un país aherrojado por su pasado al que ahora, paradojas de la vida, la misma potencia que lo sojuzgó, mutiló y masacró, lo ha llevado a la pantalla con los más hermosos perfiles con los que puede ser reflejada una sociedad: los de su espíritu.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Tres estaciones - by , Jan 01, 2000
4 / 5 stars
Buenos días, Vietnam