Película: Una razón brillante

No es la primera vez que el cine emplea la fórmula de enfrentar a dos personajes antagónicos, eso se ha hecho con frecuencia en las comedias policíacas de dos agentes, uno negro y otro blanco, o uno listo y otro torpe, como también ocurre entre los payasos en el circo.

Aquí se hace entre un veterano profesor y una joven alumna con lo que de paso se tiene la oportunidad de oponer a dos generaciones. Pierre Mazard es profesor de Derecho en la Universidad de Assas, en París, conocido por ser impulsivo, cínico, con tendencias racistas y provocativo al tratar a los alumnos. Esto cambiará cuando en su camino se cruce Neila Salah, una joven estudiante árabe francesa, de ascendencia argelina, que vive en el extrarradio parisino con su abuela y con su madre, con las que se lleva bien, manteniendo las tradiciones y comparte con sus amigos del barrio aficiones que a ella le hacen feliz. Neila, no obstante, es víctima de los prejuicios de la actualidad, mientras sueña con ser abogada de una prestigiosa institución. Para ello se matricula en la Facultad de Derecho más importante de París, pero el primer día de clase llega tarde y tiene un enfrentamiento con Pierre Mazard, el polémico profesor, al que están a punto de abrirle un expediente disciplinario.

Para evitarlo, y obligado por la Universidad, el profesor tendrá que preparar a la alumna para un programa nacional de debate. Para redimirse de su mala conducta, Mazard dará clases a Neila para prepararla para un prestigioso concurso de elocuencia y ambos tendrán que aprender a respetarse y a entenderse, teniendo que superar sus prejuicios si quieren alcanzar sus propias metas. Él le ayuda a ella a expresarse y ella a él a ver el mundo de otra manera, pero en el fondo ninguno de los dos termina por salir de su mundo.

La película habla de prejuicios, de integración, del poder de la palabra, de la relación profesor-alumna de cuyo roce nacen diálogos divertidos e ingeniosos, y plantea las barreras que los jóvenes franceses encuentran en la actualidad.

Una de las cosas que el catedrático le enseña es que en la vida lo importante es convencer con la fuerza de la palabra y la otra es que hay que saber decir las cosas de manera simple. De esa forma sencilla está rodado el film, con sinceridad, ya que es un reto hacer una cinta con tanta palabrería, algo realmente arriesgado, como también lo era el enfrentamiento de un veterano actor consagrado como Daniel Auteuil y una joven actriz francesa de origen argelino como Camélia Jordana, con poca experiencia en el cine en cortos papeles en apenas media docena de películas, dándole aquí un cometido de coprotagonista.

Yvan Attal, nacido en Tel Aviv (Israel), director entre otras de Mi mujer es una actriz (2001), que tenía algo de su matrimonio con Charlotte Gainsbourg, madre de sus tres hijos, hace una cinta política y social, quinta de su filmografía, que ha tenido un gran éxito en Francia, en la que a la hora de confeccionar la puesta en escena juega con los ángulos y los planos para que el exceso de palabra en los diálogos no se haga monótono para el espectador en ese retrato algo superficial que se hace de los dos principales protagonistas, de los que obtiene un interesante trabajo, como lo demuestra la obtención del César a la mejor actriz promesa para Camélia Jordana.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

94'

Año de producción

Trailer

Una razón brillante - by , Apr 12, 2018
2 / 5 stars
La fierecilla domada