Película: El Señor de los Anillos: Las Dos Torres Tras el primer segmento de la Trilogía de Tolkien que Peter Jackson llevó a la pantalla, El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo, que pudimos disfrutar el pasado año, nos llega la adaptación del segundo libro, en el que Frodo y Sam continúan el viaje hacia Mordor, donde el Portador del Anillo tendrá la titánica misión de destruir el aro de oro que le ha sido confiado. Al mismo tiempo vemos otros dos escenarios simultáneos, el ataque de las fuerzas de Saruman a la fortaleza de Helm, donde se refugian los ciudadanos de Rohan, último bastión de los hombres antes de Gondor (la última pieza para que Sauron y su aliado Saruman se hagan amos de la Tierra Media), y el bosque de Fangorn, donde Merry y Pippin son protegidos por un "ent", un árbol dotado de inteligencia y prodigiosas piernas leñosas. Ése es el panorama de esta continuación que, tal vez por tan dispares escenarios, pierde con alguna frecuencia el ritmo interno que hacía de la primera parte un portento de narrativa cinematográfica; así, sobre todo los pasajes con el "ent", son farragosos, aportando relativamente poco a la historia y lastrando el conjunto; sin embargo, la línea argumental de la lucha de los hombres de Rohan, con el apoyo de Aragorn, Legolas y Gimli (éste, el enano, constituido ya como el contrapunto cómico de la fuerte carga dramática de la Trilogía), tiene la altura inconmensurable de la primera entrega de la saga. El largo pasaje de Frodo, Sam y el añadido de Gollum/Smeagol tiene su interés porque añade valiosos datos sobre la carga tenebrosa del Anillo y cómo vampiriza a sus portadores; al infeliz Gollum de doble personalidad, pero también, ya, a ese pedazo de pan de tamaño llavero que es Frodo Bolsón, acometido cada vez más por accesos de cólera que le provoca el peso que supone ser el titular del más famoso aro de oro que en el mundo haya sido. Con todo, ese desequilibrio que no había en la primera entrega no supone que estemos ante un filme fallido: sin llegar a la altura del magistral primer episodio, este segundo, en el que es evidente que Peter Jackson se ha tomado muchas licencias sobre el original, es una magnífica continuación que nos hace esperar aún con más interés el colofón de la saga, El retorno del rey, que confiamos esté a la altura del último e imprescindible libro de la Trilogía imaginada por ese Homero de nuestros días que fue J.R.R. Tolkien.
El Señor de los Anillos: Las Dos Torres - by , Jan 02, 2003
4 / 5 stars
Desequilibrada pero magnífica