Película: Gerónimo, una leyenda Soy de los que piensan que el western murió en 1976, en el momento en que Don Siegel terminó el rodaje de "El último pistolero", testamento cinematográfico de John Wayne. También creo que todo lo posterior que se ha hecho teóricamente dentro del género debe llamarse postwestern, pues pertenece ya a una etapa en la que se han superado las constantes originales del mismo para entrar en una permanente estilización flamígera, una mixtificación que pretende retomar y alargar hasta la extenuación modelos ya periclitados. "Gerónimo, una leyenda" no surge de la nada, sino del éxito consecutivo de dos postwesterns: "Sin perdón", de Clint Eastwood, pero sobre todo de "Bailando con lobos", de Kevin Costner, cuyo esquema argumental incluso sigue en cierta forma.
Esta película de Walter Hill no sólo no oculta, sino que se vanagloria de su carácter filoindio, aunque lo cierto es que en esta reivindicación llega un tanto tarde: ya en 1954 Robert Aldrich compuso con "Apache" un duro alegato contra la arrogancia del hombre blanco en su relación con el indio, y otras muchas películas ("El gran combate", de John Ford, "Pequeño gran hombre", de Arthur Penn, "Un hombre llamado caballo", de Elliot Silverstein, "Soldado azul", de Ralph Nelson, entre otras) enviaron un mensaje inequívoco de comprensión y defensa del piel roja. Con todo, la película de Hill y sobre todo de su guionista John Milius, un hombre que combina lo mejor (la mítica y aventurera "El viento y el león") con lo peor (la belicosa "Amanecer rojo") tiene un cierto aliento épico, sobre todo cuando los indios campan por sus respetos y cabalgan libres por las praderas.
Pero no son de recibo papelitos como el de Jason Patric, una auténtica hermanita de la caridad, lo que no casa demasiado con ser teniente del Sexto de Caballería de los Estados Unidos. Y eso que los estupendos Gene Hackman y Robert Duvall componen personajes vigorosos, llenos de una humanidad no de guardarropía, sino plena de autenticidad. Mal deben ir las cosas en el cine norteamericano si hasta un director neuróticamente violento como Hill, y sobre todo un francotirador como Milius, se prestan a jugar a esa bazofia de lo "políticamente correcto"

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

114'

Año de producción

Gerónimo, una leyenda - by , Jun 05, 2001
1 / 5 stars
Indios ser buenos