Pelicula:

Sebastian Meise es un cineasta austríaco (Kitzbühel, 1976) que estudió pintura en la Arts Students League de Nueva York, para después estudiar filosofía y musicología en su país natal; ya con ese bagaje estudió dirección cinematográfica en la Filmakademie de Viena. Su carrera como director es todavía escasa, con tres cortos y tres largos, uno de ellos documental, Outing (2012), en el que afrontaba el espinoso tema de la pedofilia.

De aquel film, aunque realmente no tiene que ver en sentido estricto, surgió este Great Freedom (Gran libertad), que trata sobre la persecución de la homosexualidad en la Alemania del siglo XX, desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta 1969, fecha en la que en la República Federal Alemana se despenalizaron las relaciones sexuales dentro del mismo sexo, siempre que fuera, lógicamente, entre adultos. La historia se centra en un personaje, Hans, condenado en 1967 a 2 años de prisión por “actos contra natura”, así llamado por el artículo 175 del Código Penal alemán que castigaba las relaciones homo, promulgado inicialmente en el siglo XIX, endurecido por los nazis, y mantenido en los mismos términos que los hitlerianos por la muy democrática (es un decir...) República Federal de Adenauer y sucesores. Hans lleva entrando y saliendo de las cárceles, por la aplicación de ese artículo, desde 1945, cuando pasó de un campo de concentración por homosexual a una cárcel regentada por norteamericanos, la potencia ocupante tras la guerra. Veremos también escenas ambientadas en 1957, cuando Hans había encontrado lo más parecido a la felicidad fuera del trullo con su pareja, después también encarcelado. Pero el film se centra sobre todo en la relación de Hans con Viktor, un tipo duro que mató a su mujer y a su amante al pillarlos “in fraganti” en la cama. La relación entre ambos, inicialmente difícil por el ancestral recelo del “macho hacia el maricón”, irá matizándose a lo largo de los años, en las distintas veces que coinciden entre rejas...

Great freedom tiene la virtud de recordarnos, quizá de descubrirnos, que, incluso en el corazón de la muy democrática Europa, derechos básicos como la libertad de amar a quien se quiera, o simplemente de tener sexo con quien se quiera, datan de ayer por la mañana, como quien dice. Que la República Democrática Alemana aboliera el infame artículo 175 un decenio antes que la Federal es llamativo, sobre todo porque, como sabemos, las dictaduras comunistas no son precisamente muy proclives a la libertad sexual (a las otras tampoco, claro...).

Sebastian Meise no es un estilista; bueno, en puridad, todo el cine germano, sea alemán o austríaco, dista siempre de serlo. El cine tedesco tiende, quizá a la manera del cartesianismo de su gente, a sus cuadriculadas mentes, más a la funcionalidad que al arte, y en ese sentido Great freedom es tosca pero efectiva. Gusta sobre todo la muy sutil relación que se plantea entre el asesino homófobo y el homosexual recalcitrante, una relación hecha de pequeños detalles, un acercamiento improbable que, finalmente, será posible, y creará entre ambos lo más parecido a una amistad, quizá incluso al amor.

Dura con un régimen carcelario impertérrito ante el sufrimiento de los internos, pero también hacia la atmósfera asfixiantemente antihomosexual de una sociedad que los despreciaba con la palabra “pervertido”, como si en el sexo consentido entre adultos hubiera algo perverso, la película de Meise, que como decimos no se puede decir que sea elegante ni con “charme”, sí que es convincente y creíble, la historia de un hombre (como sinécdoque de todos los homosexuales de la época) al que tres dígitos, 175, le destrozaron, literalmente, la vida.

Muy buen trabajo actoral, en especial del dúo protagonista, con un Franz Rogowski, de tan peculiar rostro, que vuelve a dar una lección de interpretación “hacia adentro”, pero también de Georg Friedrich, el bronco macho al que el roce, que ya se sabe hace el cariño, transformará en algo parecido a un amigo, a un amante.

La película, muy justamente, ha sido premiada en varios festivales, entre ellos Cannes, Sevilla, Atenas, Chicago y Sarajevo.

(06-11-2021)


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

116'

Año de producción

Trailer

Great freedom (Gran libertad) - by , Mar 01, 2022
3 / 5 stars
Artículo 175