Pelicula:

La figura de David Cronenberg es una de las más interesantes del cine canadiense del último cuarto del siglo XX y comienzos del XXI. Se inició dentro del género de terror, bien que dotado de una inusual personalidad en un tipo de cine muy dado a la casquería y a los malos profesionales que esconden sus carencias con un indisimulado recurso a provocara el vómito del espectador; en esa etapa Cronenberg consiguió películas sumamente curiosas y en muchos casos desconcertantes, como Vinieron de dentro de... (1975), Rabia (1977), Cromosoma 3 (1979), Scanners (1981) y Videodrome (1983), en un tipo de extraño cine que se llegó a definir por algunos expertos de la época como el de la “nueva carne”.

A partir de La zona muerta (1983), notable y muy personal adaptación de la novela homónima de Stephen King, se produce la evolución de Cronenberg hacia un tipo de cine no necesariamente de terror, aunque aún contenga elementos del género. Con La mosca (1986), teórico remake del delicioso clásico homónimo de serie B de 1958 de Kurt Neumann, David daría un paso más hasta trascender el terror para entrar en atavismos que nos llevan al principio de los tiempos, al principio del ser humano.

Con esta Inseparables Cronenberg conseguiría su mejor película hasta aquel momento (después haría otra aún mejor, M. Butterfly), en un  film de difícil definición, en el que el cineasta canadiense volcó sus obsesiones sobre la degradación del ser humano, ya sea física (como en algunas de sus obras anteriores, como las citadas Videodrome y La mosca) o psíquica (en esta película).

Dos hermanos gemelos, realmente idénticos, Beverly y Elliot Mantle, afamados ginecólogos, lo comparten todo, incluso sus pasajeras aventuras sexuales. Pero cuando se encuentren en la tesitura de compartir el auténtico amor de una mujer, el frágil equilibrio entre ambos se hará añicos.

Estéticamente bellísima, Inseparables es una parábola sobre la imposible simetría del ser humano, una compleja exploración sobre los gemelos y sus similitudes y diferencias, y la enorme dificultad que tiene el hombre para compatibilizar los sentimientos más profundos. Jeremy Irons, en su mejor momento actoral, dio toda una lección de sensibilidad y sutileza, con una asombrosa doble composición, modestamente secundado por la siempre estupenda Geneviève Bujold.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

116'

Año de producción

Inseparables (1988) - by , Jun 14, 2019
4 / 5 stars
Gemelos