Película: La aventura es la aventura La figura de Lelouch se desvanece cuando intentamos arañar en el recuerdo que la visión de sus filmes nos dejaron; escribir unas notas fuera de la inmediatez de dicha visión supone toparse con la sombra del realizador y con cierto poso dejado por su obra; tanto sus temáticas preferidas como sus personales modos de filmar deambulan por la memoria, alejados ya de la impronta con la que el realizador nos deslumbró al ofrecernos el estreno de sus películas.

Dentro de la llamada "política de autores", Lelouch practica el arte de la apariencia; para ello escribe, fotografía, filma, produce; se nos presenta como un cineasta dominador de varios oficios. Su La aventura es la aventura es una buena muestra, una más, de su capacidad para manejar, comercializándolas, unas técnicas procedentes de la "nouvelle vague", movimiento del que es epígono destacado; del mismo modo, su amplia experiencia en la creación de "spots" publicitarios es aprovechada para incorporarla al largometraje; así, en este film está presente --al igual que en otras películas anteriores-- el "scopitone", es decir, canciones filmadas que ilustran el film, rasgo de estilo que caracteriza especialmente a la primera parte de su filmografía (se ha llegado a decir que sus películas no son otra cosa que series de "scopitones" montados en un melodramático argumento), variaciones de historias de amor construidas sobre el paradigma Un hombre y una mujer, a la que sucederán en las posteriores etapas historias policíacas o historias de amistad: El canalla, Smic, smac, smoc, La aventura…. En ésta, como en las anteriores, se usa y abusa en la banda sonora de canciones tan agradables como pegadizas salidas de la mano de Francis Lai; el flou se encarga  de conseguir una fotografía capaz de igualarla a la peculiar de las fotonovelas y telenovelas; a ello se une la utilización de términos tan grandilocuentes como triviales con los que se pretende enfatizar acerca de unos estilos de vida; se trata de presentar una situación actual cuyo tratamiento se envuelve en celofán multicolor y humorismo sarcástico; es el mundo de la política, de la revolución, de los secuestros (incluso el del Papa); puesto en solfa el idealismo se da rienda suelta a la presentación de un mundo corrupto que no tiene ninguna necesidad de personajes "buenos": la humanidad está cambiando, pero seguimos moviéndonos por el dinero, se dice, más o menos en la película. Civilización, ocio, política... el juego de las grandes palabras.... color..... canciones. Banalización y apariencia, confusionismo mental en un film que se deja ver, que se dejará ver.....

(Este comentario crítico se publicó el día 15 de abril de 1978 con motivo de la proyección en Sevilla de esta película en el ciclo “24 horas de Cine”, organizado por la “Coordinadora de Cine-clubs”).

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

La aventura es la aventura - by , Dec 25, 2012
3 / 5 stars
Con envoltura de celofán