Película: La gran ola

El documental de denuncia, sea social, ecológico o simplemente de alarma ante un peligro de desastre natural, tiene larga tradición. Quizá el más conocido sea Una verdad incómoda, el documental sobre el cambio climático que propició Al Gore, el que fuera candidato a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones del año 2000. Este La gran ola no está muy lejos de ese tono, el admonitorio a una sociedad desprevenida que, a pesar del desastre en términos humanos y económicos que han supuestos los tsunamis del sureste asiático en 2004 (con cientos de miles de muertos) y de Japón en 2011 (con una mortalidad que se contó también en miles de fallecidos), no se da cuenta de hasta qué punto es posible que se vuelva a producir una catástrofe de dimensiones colosales muy cerca de nosotros, en el Golfo de Cádiz, con consecuencias dramáticas para todo el sur de España y Portugal.

La gran ola nos cuenta, tanto mediante la voz de un narrador en off como a través de varios expertos, ora lusos, ora hispanos, la gran probabilidad de que un tsunami de proporciones apocalípticas pueda asolar nuestras costas, teniendo en cuenta que el sur de la Península Ibérica está situado entre dos fallas tectónicas, y que ya en 1755, en el famoso terremoto de Lisboa, hubo una gran mortandad tanto por el seísmo propiamente dicho como por grandes olas que penetraron por el continente; se cita en concreto la que entró en Ayamonte a través del río Guadiana, arrasando el pueblo a su paso; también se habla de Baelo Claudia, la ciudad romana situada en la provincia de Cádiz, de la que se cree, por la situación de las columnas tumbadas cuando se descubrieron sus restos arqueológicos, que debió ser destruida por un tsunami allá por el siglo II d.C.

El documental documenta (valga la redundancia) abundantemente los signos de peligro en los que incurre el sur de la vieja Iberia, y nos habla también de la habitual desidia de los poderes públicos, siempre tan cortoplacistas. Se echa en falta, no obstante, existiendo tomas de dominio público de los citados tsunamis del suroeste asiático y de Japón, que se hubieran incluido algunas de ellas, que podrían dotar al film de un mayor dramatismo, ya que de lo que se trata, en puridad, es de alertar, de despertar conciencias para que sepamos que la cuestión no es si habrá en el sur de España y Portugal un tsunami, si no cuándo llegará.

Quizá la reiteración de expertos (además de María Belón, superviviente del tsunami del sureste asiático e inspiradora, junto a su familia, de Lo imposible, de J.A. Bayona) juega en su contra, haciendo que se haga un tanto monótono y repetitivo. De todas formas, estamos ante un documental necesario, que alerta de un peligro latente, quizá patente, y de las medidas preventivas (fundamentalmente buscar lugares elevados que, cuando llegue el tsunami, nos permitan sobrevivir) que deberíamos tener presentes cuando ello llegue.

Fernando Arroyo se estrena en la dirección cinematográfica con este film. Se le ve implicado a conciencia en un asunto que, ciertamente, merecería una mayor atención por las administraciones públicas. Algunas (el ayuntamiento de Lagos, en Portugal, por ejemplo, pero pocas más) han tomado medidas en el asunto, lo que confirma que no es cuestión de recursos económicos, sino de voluntad política, de dejar atrás la desidia, arremangarse y ponerse manos a la obra. Claro que quizá (y sin quizá, conociendo el percal...) estamos pidiendo demasiado...

La película obtuvo el Premio ASECÁN a los mejores efectos especiales, para la empresa CGSOS, fundamentalmente por los planos finales, en los que se recrea la ola gigantesca de un tsunami arrasando verosímil, atrozmente la playa de La Caleta de Cádiz.


Dirigida por

Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

70'

Año de producción

Trailer

La gran ola - by , Feb 13, 2018
2 / 5 stars
Cuándo llegará