Película: La propietaria El habitual productor de las películas de James Ivory, el más británico de los cineastas norteamericanos (tanto que a veces se piensa que es inglés), Ismail Merchant, ha recuperado en la década de los noventa su inicial actividad de realizador con películas como ésta, aunque, a la vista del resultado, no se puede decir que haya aprendido mucho de su amigo, el autor de filmes como Una habitación con vistas o Lo que queda del día.

La propietaria es una historia crepuscular, sobre escritora al final de su vida que busca la recuperación de la madre perdida a manos de los nazis en la compra del antiguo domicilio familiar. Pero el guión toca demasiados palos y casi ninguno a fondo: el actual racismo en Francia, los snobs compradores de objetos de famosos, el arte como comercio, la amistad, la abnegación, hasta el amor cuasi pedófilo entre anciana y jovencito imberbe. Demasiadas teclas para unos guionistas que no son precisamente la habitual en Ivory, la excelente Ruth Prawer Jhabvala, bajo cuya égida otro gallo hubiera cantado en este mediocre producto que no termina de remontar el vuelo en ningún momento. Menos mal que las ojeras de Jeanne Moreau van volviendo, poco a poco, a su rostro, desfigurado hace algunos años cuando se sometió a una absurda operación de cirugía estética, amputando con ello su más característico rasgo personal; porque Moreau es lo mejor del filme: su sola presencia llena la pantalla. Menos da una piedra.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

La propietaria - by , Jan 01, 2000
1 / 5 stars
En el crepúsculo