Película: Las amargas lágrimas de Petra von Kant

Rainer Werner Fassbinder fue lo más parecido a un artista del Renacimiento que haya dado Alemania durante el siglo XX. Sus facetas artísticas y profesionales fueron múltiples: actor, escritor, dramaturgo, director escénico, guionista, productor, director de cine y televisión, además de montador e incluso ocasionalmente director de fotografía. Vivió airadamente y en constante polémica con el resto del mundo, filmó multitud de películas y murió joven, a los 36 años, un poco a la manera de James Dean, aunque en su caso fuera por una sobredosis de heroína y no en accidente en un descapotable, como le ocurrió a la estrella USA.

El prolífico Fassbinder, con 44 títulos (entre largometrajes, cortos, TV-movies y series televisivas) a sus espaldas en apenas 16 años de carrera, se dio a conocer internacionalmente con este curioso filme, Las amargas lágrimas de Petra von Kant, que plantea una situación un tanto escabrosa para su momento histórico (recordemos que se rodó en 1972): una diseñadora de moda, separada de su marido, mantiene una relación ambiguamente sadomasoquista con su criada. Cuando aparece otra joven, algo se rompe en la pareja...

El cineasta bávaro fue un declarado admirador de su compatriota, el gran Douglas Sirk; en esa línea, buscó en este film, como en casi todo su cine, hacer un melodrama más grande que la vida, aunque con su peculiar toque escandaloso, que desde el principio de su obra formó parte de su estilo, generalmente tan provocativo como, a veces, elemental. En los diez años posteriores a Las amargas lágrimas..., hasta su prematura muerte, Fassbinder compuso una trabajada filmografía en la que sobresalieron algunos títulos: Todos nos llamamos Alí (1974), Viaje a la felicidad de mamá Kusters (1976), Deseperación (1978), La ansiedad de Veronika Voss (1982), y la que seguramente es su obra maestra, El matrimonio de Maria Braun (1979), una certera parábola de la Alemania de postguerra. Pero también hizo mucho cine endeble; es el problema de las obras prolíficas: parafraseando a Baudelaire, no se puede ser sublime sin interrupción...

Al frente del reparto aparece la actriz fetiche de Fassbinder, Hanna Schygulla, que estará con el cineasta en algunos de sus mejores y más aplaudidos films.


Género

Nacionalidad

Duración

124'

Año de producción

Las amargas lágrimas de Petra von Kant - by , May 15, 2018
2 / 5 stars
Relación escabrosa