Película: Las maletas de Tulse Luper: La historia de Moab Peter Greenaway es un cineasta (además de pintor y novelista, entre otras actividades) inglés que irrumpió en el cine en los años ochenta con una serie de películas (El contrato del dibujante, sobre todo, pero también El vientre de un arquitecto, Conspiración de mujeres y El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante, entre otras) que impactaron fuertemente en los cinéfilos eruditos de la época. Películas posteriores, como El niño de Mâcon o Prospero's books, tuvieron una repercusión mucho más reducida.

Su cine se caracteriza por el experimentalismo formal y los grandes temas: el Arte, la Mujer, el Sexo, la Enfermedad, los Números... Ahora ataca de nuevo con una trilogía, Las maletas de Tulse Luper, de la que se estrena la primera parte, La historia de Moab. Pero, lamentablemente, lo que en anteriores empeños era una simbiosis arriesgada pero valiosa entre experimentación y contenido, en esta nueva obra todo se va en pura búsqueda formal; para ello, Greenaway recurre a toda la panoplia de elementos visuales, desde la pantalla en mosaico hasta las imágenes encadenadas, e incluso un karaoke, con los textos impresos en pantalla mientras sus esforzados actores los declaman.

Pero la historia, si así puede llamarse, no resiste el más mínimo análisis, por mucho que se reclame su "anarratividad". La ficción de este efebo inglesito, cuya vida es un disparatado compendio de prisiones y que tiene la osadía de explicar el mundo a través del contenido de su colección de maletas, sólo sirve para hacer la enésima denuncia de los regímenes fascistas, allende y aquende el océano. Las dos horas largas de metraje parecen no terminar nunca, y lo que antes era innovación algo pedante pero sugestiva ahora es redundancia, ampulosidad y cursilería manierista. Ya se sabe: los experimentos, etcétera....

Las maletas de Tulse Luper: La historia de Moab - by , Jul 24, 2003
0 / 5 stars
Los experimentos, con gaseosa