Película: Llega un jinete libre y salvaje

La carrera de Alan J. Pakula, afamado director, guionista y productor de Hollywood, tiene dos claras etapas: en la primera, que va de principios de los años setenta a mediados de los ochenta, hizo un cine inteligente, interesante, avanzado, moderno, en ocasiones incluso vanguardista; fue su mejor momento, década y media en la que nos ofreció títulos que han quedado en la memoria del cinéfilo: el estimulante “noir” Klute (1971), el rebelde El último testigo (1974), la memorable descripción del caso Watergate y cómo lo descubrieron dos periodistas de raza del Post en Todos los hombres del presidente (1976), y el lacerante drama ambientado en la Segunda Guerra Mundial, La decisión de Sophie (1982).

Pero, a partir de ese momento, parece como si Pakula hubiera perdido los libros, y su cine se adocenó y se convirtió en vulgar; nunca más llegó a interesar verdaderamente, y mediocridades como Pesadilla sin retorno (1986), vehículos a mayor gloria de la estrellita de turno, como Presunto inocente (1990) o la elemental aunque comercialmente exitosa El informe Pelícano (1993), hundieron su solvente filmografía.

Llega un jinete libre y salvaje pertenece, afortunadamente, a la primera y más interesante etapa de su carrera. Ella Connors es una ranchera en Arizona, a donde regresa Frank “Buck” Athearn tras participar en la Segunda Guerra Mundial. Juntos encontrarán un sentimiento común, y también la fuerza necesaria para defenderse del cacique del lugar.

Estamos ante un extraño y a ratos hermoso postwestern (en clave de western moderno) de Pakula, en la plenitud creativa de este cineasta neoyorquino, cuando todavía gozaba, y con toda razón, de predicamento entre la cinefilia de pro. A ello contribuyó poderosamente su tono crepuscular, como corresponde a la temática y también a la estética de la cinta, en un paisaje, el Lejano Oeste, que nos resulta tan familiar, y que se resiste a cambiar con el paso del tiempo.

Jane Fonda y James Caan componen una pareja de buena química, con trabajos medidos e interesantes. Richard Farnsworth fue nominado al Oscar al Mejor Actor Secundario, aunque no lo consiguió. El título español añadió dos llamativos adjetivos al original Llega un jinete, intentando llevar a la taquilla al chiquillerío ávido de violencia y brutalidad, aunque sin mucho éxito: su tono y su estilo nada tenían que ver con ese tipo de cine elemental.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

118'

Año de producción

Llega un jinete libre y salvaje - by , May 27, 2018
3 / 5 stars
Hermoso postwestern de tono crepuscular