Película: Malas Compañías Entre las consecuencias del final de la guerra fría, aparte de que la CIA haya tenido que reducir plantilla, la más llamativa en cine es que hay que buscar nuevos "malos". Entran entonces en escena los árabes, los "sudacas" del narcotráfico y algún enemigo interior. O bien, como en esta "Malas compañías", los enemigos son todos y ninguno: siniestras organizaciones privadas dedicadas al espionaje industrial, la sempiterna Agencia Central de Inteligencia, más conocida como CIA, o los propios empresarios, más los oportunos agentes dobles o triples.
Todo este batiburrillo de archimalvados está servido en un guión con una línea argumental que da más bandazos que una marmota en el látigo, buscando probablemente sorprender a un espectador que, escépticamente, se deja arrullar en el bostezo de la buena factura pero echa en falta algo más consistente, con más cuerpo y peso que esta intriga de andar por casa.
Así las cosas, ni siquiera los potables protagonistas Laurence Fishburne y Ellen Barkin aciertan a dar el tono necesario a sus personajes, confundidos quizá al no saber si son buenos, malos, las dos cosas a la vez, o todo lo contrario. Queda entonces una mediocridad realizada con aplicación por un cineasta carente de ideas pero aseado en la dirección; flaca virtud la de ser un mero juntaplanos.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

108'

Año de producción

Malas Compañías - by , Jan 25, 2001
1 / 5 stars
¡Que tía la CIA!