Pelicula:

CRITICALIA CLÁSICOS

Disponible en HBO Max, Movistar+, Apple TV, Rakuten y Prime Video.

Durante muchas décadas pasadas ha sido recurrente en numerosas películas, de cualquier género o estilo, presentarnos un plano en el que se veía a un personaje del film dormitando en un sofá o en una butaca frente a un televisor, un  televisor que no emitía ningún tipo de imagen, pero sin apagar, sólo con la pantalla silenciosa y parpadeante en blanco y negro. Y no deja de ser curioso que en otros tiempos se consideraba obvio que las cadenas no tenían que estar continuamente las veinticuatro horas emitiendo programas y sin embargo, en nuestros días, cuando tanto nos preocupa -con razón- el gasto energético, el cuidado y conservación de la naturaleza, el evitar malgastar unos bienes que no son infinitos, tenemos a pesar de ello miles y millones de canales en todo el mundo emitiendo continua y perpetuamente.

Viene esto a cuento porque en Poltergeist las pantallas televisivas tienen mucho que ver en la trama de este film de miedo, que dirigió Tobe Hooper, un señor que saltó a la fama unos años antes al realizar una cinta de terror gore, sangrienta y borde titulada en España La matanza de Texas, un producto barato que enseguida se hizo famoso, y que nos contaba la delicada historia de una familia caníbal que se comía a sus víctimas, y cuyo jefe era un señor que jugaba con las motosierras...

Este Tobe Hooper es quien firma oficialmente como director esta cinta, Poltergeist, pero junto a su nombre aparece otro de mucho peso: Steven Spielberg, su productor. Y según las malas (o buenas) lenguas se dice que Spielberg no se fiaba mucho y era él quien supervisaba y controlaba todo el rodaje. Incluso el compositor del film, el estupendo Jerry Goldsmith, testificaba que cuando él iba a ver cómo se desarrollaba y avanzaba la cinta siempre estaba por allí el bueno de Steven. Todo esto era en 1982, un año crucial en su carrera, tras el tremendo éxito de En busca del arca perdida y cuando ya Tiburón se había convertido (en pocos años) en uno de esos films que piadosamente llamamos "de culto".

Además ese año de 1982 fue el de E.T., el extraterrestre,  otro empujón más en su prestigio y que eligió rodar en vez del que estamos comentando, ambos con guión suyo. Y así fue como se lo encargó a Hooper, para luego casi robárselo en la práctica. En uno y otro aparecen temáticas muy spielbergianas como las familias de clase media, el protagonismo de los niños, la presencia de un  factor extraño y perturbador (en positivo o en negativo), la aventura, el miedo, los efectos especiales, los perros, los juguetes... otros adultos en roles negativos...

Volviendo al principio, en este film una niña rubita y angelical se ve abducida, a través de un televisor, por un ente y un universo maligno que termina por conquistar toda la casa, convirtiéndola en una casa embrujada, paranormal, donde los objetos cobran vida propia, donde un simple juguete, un árbol, una silla... puede transformarse en mortal enemigo. Paralelamente, la historia (con gran habilidad) nos va dando el retrato sencillo de una familia de clase media que vive en una urbanización en apariencia tranquila, con el matrimonio y los tres hijos sin sospechar lo que se les viene encima.

Con una primera parte modélica en su mezcla de estilos, con una ajustada interpretación de JoBeth Williams, Craig T. Nelson y la niña Heather O’Rourke (que murió pocos años después), la cinta y el guión se van complicando con otros muchos personajes (a veces sin justificación), los elementos malignos se multiplican, los sustos y los gritos se vulgarizan, todo se desmadra, para culminar en una orgía de barro y cadáveres al por mayor que, esta vez sí, nos acerca más al universo truculento de Tobe Hooper, sacándose de la manga hasta un viejo cementerio indio...

Con sus tintes buenos y otros no tanto, lo que sí está claro fue su éxito (típico del llamado "Rey Midas" de Hollywood) y las dos secuelas que le siguieron. Muchos años después esta primera entrega tuvo incluso un discreto remake en 2015, que pasó sin pena ni gloria, y que nada tenía que ver con la producción inicial. Con el paso de los años, y la perspectiva que ello nos aporta, lo que sí parece meridianamente obvio es que lo más interesante de la película es lo que tiene de atinado retrato de una familia de clase media, con sus desayunos, los niños peleándose, el padre que sale a su trabajo de agente inmobiliario, la madre siempre con prisas... mucho más que la inesperada parafernalia de monstruos, rayos fulminantes y amenazas mortíferas que se les viene encima. O esos temibles televisores que encierran tanto peligro...


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

114'

Año de producción

Trailer

Poltergeist (Fenómenos extraños) (1982) - by , Mar 14, 2022
2 / 5 stars
Una tele peligrosa