Película: Uno, dos, tres Precisión a modo de introducción para los poco cinéfilos: nada tiene que ver este regocijante filme con el concurso cuasi homónimo que durante décadas mantuvo Chicho Ibáñez Serrador en Televisión Española. El vienés (afincado tantos años atrás en Estados Unidos) Billy Wilder vuelve a Europa, a la mítica Berlín, para poner en escena esta divertida comedia sobre la política de bloques, tan acerada que fue repudiada por todos, en especial por la "izquierda divina", que no le perdonó al autor de "Sabrina" esta sátira sobre el socialismo real.
La película cuenta la breve historia de un ejecutivo (agresivo, muy agresivo, aunque entonces aún no se había inventado el concepto), a sueldo de una multinacional archiconocida por su producto estrella, un refresco de cola (para publicidad consulten la página de anuncios...), destinado en Berlín (hablamos de los tiempos de Ulbricht, el ominoso constructor del Muro), que ha de afrontar la crisis de la hija de su patrón, a la sazón enamorada de un convencido comunista. La diversión está asegurada, y los acontecimientos históricos sucedidos en 1989, con la caída del dichoso Muro, a buen según confieren una inesperada dimensión a esta pequeña joya de la comedia, con un James Cagney en estado de gracia.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

111'

Año de producción

Uno, dos, tres - by , Jan 01, 2004
4 / 5 stars
Sátira sobre el socialismo real