Película: Días de fútbol

El éxito del cine español del año pasado, El otro lado de la cama, ha sido el trampolín perfecto para el joven y cuasi neófito guionista de aquel filme entre el musical y la comedia, debutando en la dirección su libretista, este David Serrano que ya se destapó entonces por la frescura de sus diálogos y lo chispeante de sus situaciones.


Días de fútbol reincide en la fórmula de su anterior éxito, entonces sólo como guionista: grupo de jóvenes amigos treintañeros, con problemas sentimentales y sexuales, que resuelven como buenamente pueden, casi siempre con delirantes soluciones o con graciosas meteduras de pata. Como diferencias apreciables, se observa que la clase social de este grupo de amigos parece inferior al del su primer trabajo cinematográfico, y, sobre todo, que David Serrano no es, ni de lejos, Emilio Martínez Lázaro, fogueado y muy profesional realizador que llevó a la pantalla el anterior guión.


Así las cosas, brilla la película cuando los textos imaginados por Serrano son ingeniosos y con gancho, lo que sucede con cierta frecuencia, como en casi todas en las que aparecen los dos ex presidiarios del grupo; sin embargo, algunas de las líneas argumentales (como la del conductor de autobús escolar, o la del supuesto actor, más falso que Judas) son bastante más flojas y entonces el interés cae en picado, porque Serrano no tiene el nervio ni las tablas para mantener la atención cuando el cañamazo de su guión no aguanta el relato.


Y no deja de ser una lástima, porque esta historia de siete amigos que se embarcan en una terapia de autoestima como equipo de tuercebotas de fútbol, el más penco de los que se hayan filmado jamás en cine (con permiso de Las Ibéricas F.C.), tiene su interés, mostrando uno de los conjuntos de memos más chistosos de los últimos tiempos del cine español (ese Alberto San Juan intentando ligarse entre balbuceos casi dadaístas a una devorahombres, ese Fernando Tejero presentando a un casting a un émulo de Babe, el cerdito valiente), pero al menos confirma que el anterior éxito de Serrano no fue el casual sonido de la flauta del burro.


 


Días de fútbol - by , May 09, 2017
2 / 5 stars
Terapia de tuercebotas