Película: Dogma Y no tenía yo ganas ni nada de poder usar, en un mismo titulillo, las dos acepciones de la palabra "escatología"... Bien, al grano: Kevin Smith ataca de nuevo, y tras sus perdularias comedias juveniles y deslenguadas, Clerks, Mallrats y Persiguiendo a Amy, cambia de estilo (aunque no demasiado) y nos propone esta comedia teológicamente incorrecta, en una especie de El fin de los días con Linda Fiorentino en lugar de Schwarzenegger (que ya es variación) y Jason Lee en vez de Gabriel Byrne (con lo que también ganamos...).

Duramente contestada por los sectores más integristas del catolicismo, Dogma no es una película blasfema, como han querido hacer ver aquéllos que, por lo demás, seguro que no la han visto. No es blasfema, al menos, desde una perspectiva lo suficientemente amplia como para dar cabida a otras interpretaciones que no necesariamente invalidan la "versión oficial". Veamos: hay una descendiente de la familia de Cristo (en la Biblia no se cita expresamente que no hubiera hermanos de Jesús), los ángeles carecen de sexo, hay un apóstol número trece (el que sea negro viene a ser una concesión a lo políticamente correcto...), lo estipulado por la Iglesia de Pedro vincula al Cielo, y la posible falibilidad de Dios pone al universo al borde de su desaparición. Por último, pero tampoco parece ninguna barbaridad teológica, Dios sería mujer. Ciertamente que en el Vaticano han debido torcer el gesto ante semejante sarta de heterodoxias; pero, en realidad, ¿no debería resultarles estimulante que un cineasta joven y de un país tan materialista como USA se preocupe por montar una comedia escatológica (en el sentido de más allá de lo terrenal) como ésta, con ángeles, demonios, musas, enviados divinos, monstruos del Gólgota y descendientes de Cristo, todos ellos a vueltas con un Apocalipsis hodierno?

Cinematográficamente hablando Dogma es una película descompensada, donde la sustancia temática, con su rampante heterodoxia iconoclasta, se come otros elementos igualmente importantes, como la progresión dramática y de los personajes, que avanzan como buenamente pueden. De todas formas, se agradece la primacía de los elementos argumentales, aunque estilísticamente Smith siga demostrando que es mejor dialoguista (ese "profeta" de lengua como para lavársela con salfumán...) que realizador. Aunque uno tarda bastante en creerse a Linda Fiorentino como sobrina lejana de Jesucristo, se lo termina tragando; Matt Damon y, sobre todo, Ben Affleck, componen unos ángeles exterminadores muy apañados, muy tonantes, muy en plan trompetas en el Día de la Bestia. El resto del reparto funciona adecuadamente, en una película divertida y, en el fondo, incluso más seria de lo que parece.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

135'

Año de producción

Dogma - by , Jan 01, 2000
3 / 5 stars
Escatología escatológica