Película: El amor tiene dos caras Hay que ver cómo cambian los tiempos: el cine nos enseñó, desde el cutrerío del landismo en "El reprimido" y tantos otros petardos, hasta el exquisito intelectualismo de Buñuel en "Ese oscuro objeto del deseo", que los varones siempre perseguían a las damas buscando su perdición, yacer con ellas, tirárselas o como quieran llamarlo.
Sin embargo, Streisand nos presenta ahora al hombre moderno, este profesor de matemáticas que propone un matrimonio de conveniencia por pura sexofobia (el vocablo no es correcto, una heterodoxa mezcla de latín y griego, pero es tan ilustrativo...). Bebiendo en la comedia clásica, el enredo, los diálogos chispeantes (buena parte de ellos relacionados con la vieja y estupenda Bacall, en un delicioso papel de madre-que-parece-madrastra), Streisand consigue una película amable sobre esas dos caras del espejo a que hace alusión el título original: la atracción física y la compenetración amiga como las dos páginas imprescindibles para escribir ese libro llamado Amor.
La gran Barbra está tan notable como siempre: es egocéntrica, pero quién no lo sería cuando es una cantante excepcional, una eficiente actriz y una directora con personalidad: muy pocos/as (rindamos culto a lo políticamente correcto...) pueden decir lo mismo.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

126'

Año de producción

El amor tiene dos caras - by , May 09, 2001
2 / 5 stars
Sexofobia