Película: Escrito sobre el viento De Douglas Sirk diría Rainer Werner Fassbinder: “Si hubiera conocido antes su cine, mis películas hubieran sido mejores”. Pocos elogios más sinceros que el de este alemán moderno alabando la obra de un compatriota (aunque danés de nacimiento, Sirk era culturalmente germano) emigrado a Estados Unidos, al que le uniría un mismo gusto por los temas fuertes y escabrosos, si bien en el caso de RWF pudo expresarlo con toda crudeza y Sirk lo hizo mucho más sutilmente, con arreglo a los tiempos que le tocó vivir.
“Escrito sobre el viento” es otro de esos grandes melodramas en los que Sirk daba lo mejor de sí mismo, que era mucho. Se trata de una historia de decadencia, ambientada en la atmósfera degradada de una familia tejana, con los mimbres ideales para contar una historia de pasión y odio: el heredero disoluto (Stack) de la gran fortuna, su amigo (Hudson), de origen humilde y altos ideales, que le saca de los atolladeros en los que el atolondrado invariablemente se mete, la hermana (Malone) del niño rico, que hace esfuerzos en ganarle en depravación por su amor no correspondido con el amigo leal, la mujer (Bacall) que se casará por amor con el torpe millonetis, pero del que calladamente está prendado ese amigo tan fiel… Un cóctel explosivo cuando entra en escena la supuesta esterilidad del rico heredero y la efímera felicidad de la pareja se viene abajo.
Sirk sorprende mostrando el morboso fango en un paisaje supuestamente idílico, en una familia donde no falta de nada, salvo el amor. Como siempre en Sirk, la paleta de colores puros es impresionante: los amarillos de la vampiresa, símbolo de su lujuria desenfrenada; el rojo del coche del heredero, signo de su furia y de su desaire; los azules en la esposa, templanza, serenidad y amor; y esas sombras cuasi expresionistas, con un uso extraordinario de la luz, y de su ausencia… Junto a filmes como “Interludio de amor”, “Obsesión”, “Sólo el cielo lo sabe”, “Tiempo de amar, tiempo de morir” y “Ángeles sin brillo”, esta película forma parte de un cine vibrante apasionado y al tiempo estilizado, donde el fondo y la forma se funden hasta ser una sola cosa.
Espléndido el reparto, desde la rectitud que siempre representó para el cine de Sirk la figura de Rock Hudson (que hizo para el maestro germano-danés algunas de sus mejores películas), hasta el toque de degradación que confiere a su personaje Robert Stack, en la que seguramente es su mejor interpretación para el cine, aun no siendo un actor especialmente dotado; es cierto que tal vez para el personaje de la esposa hubiera sido mejor otra actriz, porque Bacall desprende un tono cínico del que difícilmente puede separarse, pero aún así, la que fuera esposa del gran Bogey funciona bien; qué decir entonces de Dorothy Malone, deliciosa en su papel de putón verbenero capaz de pasarse por el arco del triunfo cualquier cosa con pantalones, por despecho de no ser correspondido su amor por el hombre de su vida.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Escrito sobre el viento - by , Sep 20, 2003
4 / 5 stars
Historia de una decadencia