Película: Godzilla (1998)

Con un batacazo comercial más que sonado se ha saldado en los USA el que se reputaba gran éxito de la temporada, que después ha resultado ser Titanic, lo que dice algo positivo sobre el buen sentido de los yanquis. Porque este Godzilla  es un producto meramente industrial, carente de ningún tipo de reflejo mínimamente artístico, hecho como en una coctelera: buenas dosis de Parque Jurásico en sus dos partes, un poquito de la saga Alien en el diseño del bicho, algunas gotas de las comedias de "tontos muy tontos", tan típicas de los americanos, todo ello mezclado con una generosa ración de delirio megalómano.


Parece que Emmerich, Devlin y Columbia conocían la famosa frase de los constructores de la Catedral de Sevilla: "Fagamos una obra tal que nos tomen por locos...". Por locos no, pero por mentecatos sí que habría que tomarlos, por pensar que para conseguir un gran éxito basta con aumentar hasta la extenuación los elementos utilizados en éxitos anteriores. Y, aunque Emmerich no lo sabe, no se puede tensar la cuerda del suspense en exceso porque termina rompiéndose y, lo que es peor, acabando con la paciencia del espectador.


No sé si este hueco e inverosímil armatoste rendirá beneficios en Europa. Pero lo que sí tengo claro es que, más allá de la mera operación mercantil que ha pretendido ser, si ocupa algún lugar en la Historia será en la de los sonados fracasos comerciales.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

125'

Año de producción

Godzilla (1998) - by , Nov 03, 2018
1 / 5 stars
Hueco armatoste