Película: Gorrión rojo

En los tiempos de la guerra fría se hacían películas de espionaje que eran interesantes pero últimamente se echa de menos ese género, que en aquellos momentos estuvo en auge. Estaban basadas en conocidas novelas de célebres autores como John le Carré o Graham Greene, entre otros.

Gorrión rojo (2018) cuenta la historia de Dominika Egorova, una chica rusa, primera estrella del Ballet del Bolshói que, tras un accidente, se tiene que retirar de la escena y renunciar a su carrera como brillante bailarina y es reclutada contra su voluntad por su tío, para convertirse en un Gorrión, un agente encubierto que emplea la seducción como arma; una chica atractiva adiestrada para ejercer de espía del servicio de seguridad ruso poniendo su sexualidad al servicio de su cometido. Tras un duro entrenamiento en una academia, se revela como una de las más cualificadas del programa. Su primer trabajo será acercarse a Nathaniel Nash, un funcionario agente de la CIA, que dirige la misión más confidencial de la agencia, para intentar descubrir a un topo infiltrado.

El guion se basa en la adaptación de la primera novela del ex agente de la CIA Jason Matthews, quien ejerció durante 33 años, publicada en 2013, convirtiéndose en un superventa, y que es el inicio de una trilogía completada con Palace of Treason y The Kremlin's Candidate.

Es un film de espionaje con altas dosis de sexo y violencia, con una atmósfera sombría y una tensión creciente, que casi carece de acción, a diferencia de otras producciones de su género, que tiene lugar en un contexto contemporáneo, pero en cambio abunda en escenas eróticas en las que Jennifer Lawrence se muestra muy sensual sirviéndose de su cuerpo para sonsacar lo que quiere a los hombres, aunque tal vez no es la más adecuada para el papel al ser demasiado dulce, para lo que haría falta una mujer con más fuerza, maldad y presencia, más atractiva y seductora para con el sexo opuesto, lo que no quita un ápice a su buen trabajo.

A pesar de su largo metraje se lleva con interés, aunque su argumento es algo enrevesado, por lo que hay que estar muy atentos para no perder el hilo de la trama, ya que el final tiene sorpresa debido a unos giros inesperados. Es un thriller de espías que renueva esa fascinación tan americana por la oscuridad de sus eternos enemigos los rusos, que está ambientada en la actualidad pero igual se podría trasladar a los tiempos de la guerra fría.

Domenika se ve obligada a abandonar su identidad para sobrevivir y mantener a su madre enferma, convertida en arma de seducción, experta en toda clase de pasiones que puedan provocar a una persona.

La cinta, aun siendo un thriller de espionaje, abraza una erótica que pretende perturbar, pero la abandona después para volver a su ser y el Gorrión levanta de nuevo el vuelo provocando el suspense y la tensión con escenas fuertes de violencia y sexo a lo que lo aproxima el tema.

Francis Lawrence, el director americano de origen austriaco de Constantine (2005), Soy leyenda (2007) o Los juegos del hambre (2013/2015), cuenta de nuevo con Jennifer Lawrence, a la que dirigió en las entregas de ese último título, del que se trajo parte de su equipo, como el director de fotografía Jo Willems o el compositor James Newton Howard, entre otros.

Esta vez es un tema diferente, un thriller de espionaje más cercano a los de épocas pretéritas que las actuales, está bien rodado, con buena factura, con un reparto que funciona muy bien, con una historia interesante y distraída, obteniendo un resultado más que interesante.


Gorrión rojo - by , Mar 13, 2018
3 / 5 stars
La seducción como arma