Película: Happiness El segundo largometraje comercial de Todd Solondz, tras Bienvenido a la casa de muñecas, vuelve, con más ahínco aún, sobre los temas que ya están convirtiendo a este cineasta de apariencia horrible (él dice que de niño era el típico patito feo, como si hubiera mejorado algo con el tiempo...): la indagación, con un descarnado escalpelo, sobre las neuras de la sociedad urbana de finales de siglo.

La historia gira en torno a una familia media y típica yanqui, matrimonio mayor y tres hijas adultas, alrededor de los cuales pululan una serie de personajes que, a fuer de corrientes, son realmente fuera de lo normal (o tal vez no tanto...). Quizá la narración más dura y descarnada sea la del pederasta, un buen padre de familia víctima de una pulsión más fuerte que su voluntad y que lo arrastra una y otra vez al abismo. La conversación final entre padre e hijo adolescente son de las que aplastan al espectador en la butaca y lo dejan anonadado.

Pero no es la única baza de este filme amargo y demoledor: el triste funcionario fascinado por una mujer inalcanzable, la gorda y fea enamorada del funcionario, la chica desastrosa que no hace nada bien en el amor... historias que funcionan no siempre al mismo nivel, pero que, en general, hacen de esta irregular película lo más parecido a un Woody Allen sin ínfulas intelectuales y cuyos "materiales" con los que trabaja (semen, por ejemplo) son algo más viscosos que los habituales en el cómico neoyorquino.

Película dura donde las haya, no apta para estómagos (ni mentes) delicados, constituye un aldabonazo, una nueva visión de una sociedad aparentemente sana, internamente descolocada por la locura cotidiana de un mundo que coquetea descaradamente con el apocalipsis.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

135'

Año de producción

Happiness - by , Jan 01, 2000
3 / 5 stars
Amarga y demoledora