Película: ¡Jo, papá!

Jaime de Armiñán es uno de los nombres clave del cine y la televisión en España de los años sesenta, setenta y primeros ochenta. Después su estrella se opacó y no volvió a brillar a igual altura. Pero durante esas tres décadas, Armiñán, como guionista y director, fue el máximo responsable de populares a la vez que prestigiosas series televisivas como Confidencias, Tres eran tres y Juncal, entre otras, y autor también de un puñado de buenos films que tuvieron como característica fundamental estar muy vinculados a su tiempo histórico, desde una perspectiva que aunaba aspectos costumbristas, emocionales y sociales, constituyéndose en buena medida en una mirada sociológica sobre la sociedad española del franquismo de los años sesenta, el tardofranquismo de los primeros setenta y la democracia de mediados de los setenta y los ochenta. Films como Mi querida señorita (1972), El amor del capitán Brando (1974) y El nido (1980), fueron esenciales en su momento y supusieron hitos importantes en la trayectoria de España de la dictadura a la democracia.

Tras el estruendoso éxito comercial (más de dos millones de espectadores), pero también crítico, de la mentada El amor del capitán Brando, Armiñán prosiguió fabulando sobre el momento histórico que vivía España en aquellos años, a mediados de los setenta, fundamentalmente la muerte de Franco y la ansiada Transición hacia un régimen abierto y democrático. En ese contexto, Armiñán presenta esta ¡Jo, papá!, que buscaba ser un film sobre la necesaria reconciliación entre rojos y fachas, entre nacionales y republicanos, entre los seguidores de la dictadura y la gente que apostaba por la democracia, en una especie de metáfora sobre la sociedad española del momento.

Una pareja de cuarentones largos hace un viaje por España por la ruta que siguió el marido y paterfamilias durante la Guerra Civil, cuando combatió en el llamado bando nacional, el ejército de Franco. Acompañan al matrimonio sus hijas, de alguna manera la nueva forma de entender la vida en el país, que no soportan las batallitas del insufrible padre y no tienen interés alguno en las historias de antaño que les cuenta.

Menos inspirada que de costumbre en Armiñán (aunque, ciertamente, el cineasta madrileño acertó en el fondo, aunque no en la forma, al apostar por la reconciliación que llevó a pasar página del antiguo régimen y alumbrar uno en el que todos tuvieran cabida y voz), no es, de todas formas, detestable, y su magnífico reparto hace el resto: Ana Belén, quizá en su mejor momento; Antonio Ferrandis, en los años pre-Chanquete en los que todavía podía elegir roles diversos; Amparo Soler Leal, siempre un lujo interpretativo, segura y sólida; y el gran Fernando Fernán Gómez, siempre espléndido, y el prestigioso actor catalán Josep Maria Flotats, en una de sus escasísimas incursiones en el cine español.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

97'

Año de producción

¡Jo, papá! - by , May 22, 2018
2 / 5 stars
A vueltas con la reconciliación