Película: K-Pax. Un universo aparte Hace quince años el director argentino Eliseo Subiela llamó poderosamente la atención con su segundo largometraje, Hombre mirando al sudeste, drama sobre un psiquiatra y su relación con un enfermo que dice ser extraterrestre. No es extraño, pues, que se haya acusado de plagio a esta K-paX. Un universo aparte, pues el eje argumental es prácticamente el mismo. Es cierto que el desarrollo posterior tiene variantes, pero en lo fundamental coinciden.
Más allá de esa sospecha de copia (con lo barato que les hubiera resultado comprar, por un puñado de dólares, los derechos del filme argentino), lo cierto es que esta nueva película dista en otras cuestiones esenciales; lejos de ser, como en el caso de Subiela, una obra desasosegante que hacía que nuestros esquemas y valores racionalistas se pusieran en tela de juicio, en la cinta del siempre gris Iain Softley lo que hay es una blandengue aproximación a un presunto alienígena y cómo su vuelo por el cuco del manicomio incide en la vida de los locos allí confinados. Pero nunca llega a inquietar verdaderamente, en una ramplona mimetización de otros clásicos de los extraterrestres amistosos, como E.T o Starman. Hasta la música es una pachanguita multiuso que serviría igual para este cruce de civilizaciones que para una comedia romántica. Producto meramente comercial, sin más ambición que hacer pasar el rato, lo consigue a duras penas, a pesar de la solvencia de su dúo protagonista, Jeff Bridges y Kevin Spacey; el primero va con el piloto automático puesto, pensando quizá en lo que le rentará en su cuenta corriente este papelito por el que no le darán ningún Oscar; el segundo parece estar ya más allá del bien y del mal, y nos endosa una endiosada dosis de autosuficiencia, muy lejos de sus espléndidos trabajos en American Beauty o Sospechosos habituales.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

K-Pax. Un universo aparte - by , Jan 24, 2002
1 / 5 stars
Alguien voló sobre el nido del plagio