Película: La duquesa roja

Un año largo ha permanecido en las latas esta película rodada en Andalucía, fundamentalmente en la localidad sevillana de Carmona, pero lo cierto es que, tras contemplarla, uno cree que mejor se hubiera quedado en los anaqueles de los distribuidores hasta el día del Juicio Final. Es mala con avaricia: desde el guión, si es que puede llamarse así a los tópicos acumulados por Ramón Rivero y Santiago Escalante, hasta la realización del catalán Betríu (aquí Paco, pero cuando filma en su tierra bien que se llama Francesc...), poniéndonos a los andaluces de vulgares, incultos, holgazanes y paniaguados. Sólo ha faltado que nos echara en cara el PER...


La historia no resiste la más mínima crítica: pretende ser protoecologista y anticapitalista, aparte de echar su cuarto a espadas en la corrupción política, pero sólo resulta ser un esperpento mucho más próximo al chafarrinón descerebrado que al ilustre género berlanguiano.


Hasta los actores, pobrecitos, vagan como almas en pena en esta sonrojante demostración de que para hacer cine hace falta algo más que una idea ocurrente sobre un personaje de actualidad. No es éste el tratamiento que esperamos sobre Andalucía desde los otros pueblos de España. Para este viaje, preferimos que nos sigan ignorando, como hasta ahora.


 


La duquesa roja - by , Jul 19, 2018
0 / 5 stars
Sonrojante