Película: La llave de Sarah

El cine galo llega a nuestras salas con menos frecuencia que antes, como el italiano que inundaba también las pantallas. Para su sexta película Gilles Paquet-Brenner, director del que no hemos visto por aquí las anteriores, se apoya en la novela de éxito de Tatiana de Rosnay, que cuenta un episodio de la historia de Francia que apenas si aparece en los libros de texto: la redada que realizó el gobierno de Vichy durante la ocupación nazi en la que la Policía apresó a miles de judíos que internó en el Velódromo de invierno, en pleno caluroso verano de 1942, para ser deportados a los campos de exterminio nazi.


El best-seller de Tatiana de Rosnay lo narra mediante dos historias distanciadas muchos años en el tiempo, que el guión nos las va mostrando en paralelo: la de Sarah, una niña de pocos años que deja metido a su hermano pequeño en un armario para evitar su detención, como le ocurre a ella y a sus padres; otra la de Julia, una periodista que investiga esos hechos para escribir un artículo en una revista, cuando tropieza con el personaje de Sarah y se empecina en saber qué ocurrió con ella.


Otra vez se toca el tema del Holocausto, aunque aquí la presencia nazi es casi mínima y más bien se hace una denuncia de la vergonzosa colaboración de la policía francesa con el gobierno alemán, y por otro lado se reivindica a las víctimas de tan tremenda barbarie.


El guión tiene bastante fuerza en la primera parte, siendo el tercio final algo menos clarificador cuando se trata del pasado de Sarah, de la que no se entiende por qué toma la última decisión. Hay una postura ejemplar de Julia sobre el aborto. Es un cine comprometido con el recuerdo, que va dirigido muy especialmente a las nuevas generaciones de jóvenes que no tienen conocimiento de esos hechos ya que, al parecer, es un tema tabú en Francia del que no se debe sentir muy orgullosa la nación vecina. En este sentido no se elude confesar esos pecados sobre el Holocausto, presentando con realismo esos momentos dramáticos de la separación de los miembros de las familias al llegar los prisioneros a los campos de concentración.


La dirección de Gilles Paquet-Brenner es efectiva, ya que logra dar emoción a este melodrama sobre la mayor masacre de la historia a través de una narración con intensidad y sin altibajos. Logra un buen trabajo de la interesante actriz Kristin Scott Thomas, así como de los actores que hacen papeles menores que empastan el conjunto de las actuaciones.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

111'

Año de producción

Trailer

La llave de Sarah - by , Apr 25, 2018
2 / 5 stars
Vergonzoso episodio francés