Película: Matrix revolutions La primera parte, la primitiva y original Matrix, sorprendió agradablemente a todos por su singular mezcla de visión religiosa judeocristiana, creatividad visual, diseño futurista, acción coreografiada y mundos virtuales. La segunda, Matrix reloaded, ya flojeó argumentalmente, fabricando una empanada mental con el Arquitecto y el sentido del Elegido, aunque en las formas seguía siendo espléndida, con personajes tan imaginativos como el Fabricante de Llaves o los fascinantes Gemelos Blancos, y escenas que dejaban boquiabierto al espectador, como la persecución en la autopista; pero en la tercera, esta Matrix revolutions, parece como si los hermanos Wachowski, inventores de la saga, estuvieran ya hartos de tanto misticismo y también vacíos de ideas nuevas, y el nivel baja apreciablemente. Ahora se trata de salvar la ciudad de Zion, donde reside la resistencia humana a las máquinas, y Neo, como siempre, tendrá que enfrentarse a Smith para salvar el mundo real. Pero ya no hay nuevos y atractivos personajes (el del Ferroviario es nuevo, pero en absoluto atractivo...), las escenas de acción suenan ya a archisabidas, con su coreografía de saltimbanquis esquivando las aparatosas balaceras, y apenas queda las, eso sí, percutantes escenas del asedio a Zion, con las espectaculares armaduras animadas que utilizan los hombres para defenderse y los millones de Centinelas invadiendo, como plaga de langosta, los dominios humanos. Pero no es suficiente para enderezar una saga que progresivamente ha ido perdiendo interés. La puerta la han dejado entornada, por lo que sería posible la existencia de nuevos capítulos. Esperemos que, si llegan, encuentren a Andy y Larry Wachowski más inspirados que en este tercer capítulo.
Matrix revolutions - by , Nov 12, 2003
2 / 5 stars
Colofón poco brillante