Película: Noche de juegos

Las combinaciones de géneros son cada vez más frecuentes y así se saca partido a las características de los que entran en el juego, generalmente dos, como en la presente producción, en la que se dan cita el thriller y la comedia casi a partes iguales. Considerada como una comedia de enredos, donde nada acaba siendo lo que parece, es una especie de versión cómica de la célebre The Game (1997), de David Fincher.

Una pareja, formada por Max y Annie, que se suele reunir cada fin de semana con un grupo de amigos, con los que pasan el tiempo entre juegos de mesa, una noche, para variar esa rutina, Brooks, el hermano mayor de Max, propone uno nuevo con el secuestro de uno de la reunión, mientras que los demás tendrán que descubrir dónde está y rescatarlo. El premio será un estupendo coche deportivo, el Corvette de 1975, propiedad de Brooks, que de siempre ha anhelado Max. Este grupo de amigos tendrá que resolver el inocente juego, que tal vez termine siendo tan real como peligroso para las vidas de los jugadores.

La base de esta película es un inteligente guion en el que se le saca partido a las situaciones en las que se encuentran los protagonistas, con constantes giros que la hacen más divertida y que son los que mantienen el interés de la historia, incluido el inesperado final.

A lo largo del desarrollo de la trama el espectador bascula entre la realidad y la ficción sobre lo que ve que sucede en la pantalla, en la que a pesar del suspense no faltan las situaciones cómicas, especialmente a cargo de la pareja protagonista formada por Jason Bateman y Rachel McAdams, entre los que existe una buena química, y a cargo de ellos corren los momentos más jocosos de este relato.

Uno de los actores que provoca la comicidad es Jesse Plemons, en el papel de Gary, el inquietante vecino policía que está empeñado en participar en las noches de juegos de la pareja y que le dan de lado con cualquier excusa, porque no les cae bien, que acaba siendo clave en este embrollo.

Cada pareja tiene un problema: Max y Annie desean tener un hijo y no acaba ella de quedarse embarazada; en el caso de Michelle y Kevin, ambos afroamericanos, el marido está celoso de una pasada relación de ella con un famoso, tratando de averiguar de quién se trata; el conquistador Ryan cada semana cambia de pareja y acude con una mujer distinta; cada cual ofrece motivos que provocan más de una situación cómica.

En el argumento hay referencias a films como el citado The Game (1997) o El club de la lucha (1999) en una secuencia que es clave en el desarrollo del mismo.

La pareja compuesta por el actor John Francis Daley y el productor y guionista Jonathan Goldstein, que debutaron en el largometraje como directores con Vacaciones (2015), realizan con éste el segundo título de su conjunta filmografía, haciendo una puesta en imágenes con gran agilidad y ritmo y sacando una buena labor del conjunto de los actores en general.


Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Trailer

Noche de juegos - by , May 08, 2018
2 / 5 stars
Jugadores en peligro