Película: Nueva vida en Nueva York A veces los guionistas y directores se encariñan con los personajes a los que les han dado vida propia y los siguen a lo largo de varias películas contándonos sus aventuras. Un ejemplo clásico es el de Antoine Doinel, ideado por François Truffaut en Los 400 golpes (1959) y seguido en varios films en sus correrías amorosas.

Algo de eso ha ocurrido con el director Cédric Klapisch, que en su nueva cinta nos ofrece una comedia en la que siguen las peripecias, líos y amores del grupo de amigos que se conocieron durante una beca Erasmus en el año 2002 en Barcelona en su anterior película, Una casa de locos, y que después se volvieron a encontrar en Londres y San Petersburgo en Las muñecas rusas en 2005, y ahora otra vez en ésta, la tercera parte que cierra su trilogía sentimental, que él denomina como la trilogía de los viajes de Xavier, con esta refrescante comedia romántica, con toques de drama, en la que no dejan de pasar cosas que la hacen más entretenida.

Xavier Rousseau es un escritor de 40 años, tiene dos hijos, todavía no ha sentado la cabeza y cuando su ex mujer, Wendy, decide trasladarse a Nueva York, debido a su trabajo, se ve incapaz de seguir adelante sin ella, sin los niños y se instala en la Gran Manzana para poder estar cerca de sus hijos y donde en algún momento volverá a encontrarse con Martine, su amor de juventud. Allí su vida como padre, marido, novelista y francés sin permiso de residencia en Estados Unidos, se convertirá en un auténtico rompecabezas chino (que da título al original), nunca mejor dicho, ya que está instalado en Chinatown y sus correrías las irá plasmando en el libro que le tiene prometido a su editor.

Han pasado diez años desde el último encuentro y los personajes han madurado, algunos han quedado atrás, otros ya son padres y tienen una familia, sus vidas no son tan plácidas como cuando eran estudiantes, ahora los problemas son muy diferentes e incluso hay niños, como posibles víctimas de los divorcios. Sus vidas han estado marcadas por los viajes, Barcelona, Londres, San Petersburgo y ahora Nueva York, con un nuevo estilo de vida.

Klapisch crítica aquí la sociedad moderna y la deshumanización de la civilización occidental con sus innumerables problemas a veces de difícil solución y divertidas en otras ocasiones. En este nuevo film, a pesar de la ligereza del guion, se tocan otros temas como el divorcio, la emigración, la homosexualidad, la fecundación in vitro, los matrimonios de conveniencia, la educación de los niños, el sacrificio para estar cerca de ellos, las uniones de parejas gays, las relaciones con su ex, el trabajo a distancia, cuestiones que engrosan los momentos divertidos en los que se ve metido Xavier.

El director y guionista aporta algo de su experiencia de la época en la que estuvo dos años en Nueva York estudiando cine y donde dio sus primeros pasos en el celuloide, sin dramatizar y con un agradable tono de comedia que hace que resulte entretenida.

La compenetración de los actores después de tres cintas juntos, la mayor experiencia adquirida y la veteranía, hacen que obtengan interesantes trabajos en sus respectivos personajes, bien perfilados, reales como la vida misma, destacando especialmente la madurez de Cécile de France, que está fantástica, haciendo que a pesar de su exceso de metraje pase en un suspiro.

Fue nominada al César a la mejor música (Christophe Minck).

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

117'

Año de producción

Trailer

Nueva vida en Nueva York - by , Jun 15, 2014
2 / 5 stars
Completando la trilogía