Película: Pulp Fiction Ésta es una de esas películas en las que el aviso de “todos los personajes son ficticios y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia” resulta plenamente vigente. Porque nadie puede creerse a esta panda de matones a sueldo, drogotas, gángsters con barriga y atracadores de cafeterías que, además hablan continuamente (como en las viejas cintas de Jean-Luc Godard), lo mismo recitando el menú de un burger, la Santa Biblia o lo que piensan desayunar.

Esta fauna brillante, esta dorada basura, es pura elucubración en la mente de Quentin Tarantino, el “enfant terrible” que, aupado por el inesperado éxito de Reservoir Dogs, pasea ahora su insolencia acaparando premios de festivales y vendiendo viejos guiones por cifras astronómicas. Así funciona este admirable artificio, este cruce de destinos de unas gentes marginadas e imprevisibles, en donde la sangre, la muerte, los disparos y la violencia saltan en cualquier momento.

Construyendo su guión con magistral habilidad, con una vuelta atrás increíble en el último tercio, Quentin Tarantino nos tiene en vilo a lo largo de las dos horas y media, pendientes de una trama donde la originalidad y la osadía se ganan el puesto a pesar de jugar con situaciones mil veces vistas en viejos filmes.

Pulp Fiction cuenta con un reparto de actrices y actores cómplices en la intencionalidad final de la obra (con John Travolta, Bruce Willis y Samuel L. Jackson a la cabeza en méritos), que terminan de bordar esta cinta irreal y potente, de colores fuertes y luminosa gran pantalla.

Se trata de un filme –por otra parte— que en otros tiempos hubiera sido solamente pasto de cinéfilos y minorías, pero que ahora, gracias a la amplia difusión de sus múltiples galardones, su atrayente envoltura y el esnobismo creciente del público, puede llegar a ser o lo es ya, un indudable éxito de taquilla.

Pulp Fiction - by , May 22, 2012
4 / 5 stars
Sangre, disparos y citas bíblicas