Película: Recambios Hay películas que caen irremediablemente bien, aunque a poco que rascas te encuentres con que la simpatía que emanan es más por el esfuerzo que hacen con tan escasos medios que por sus verdaderos méritos. Eso ocurre con esta pequeña película andaluza, "opera prima" de Manu Fernández, que navega entre terrenos tan procelosos como la comedia irónica, cierto drama de género (vaya, de pareja, para entendernos) e incluso cierto toque de thriller. Todo en una historia con dos mujeres de muy distinta extracción social que huyen (no se sabe muy bien por qué, es cierto) juntas de sus maridos o novios, hasta llegar a Sevilla, donde serán sucesivamente desvalijadas por dos yonquis, casi violada por otro, alojada en casa de un televisivo algo memo la una y en el barco abandonado de un antiglobalización de baratillo la otra, mientras el evitable marido de una (porque saca la "pipa" por menos que canta un gallo) y el novio de la otra (un rockero apiltrafado y poco recomendable) buscan a las dos huídas.

Pero el guión es lamentable, con escenas inverosímiles, cabos sueltos, evoluciones de los personajes poco verosímiles y un final en un pispás que parece dictado por haberse quedado sin fondos. No te crees en ningún momento a los personajes: ni la señora bien casada con un medio mafioso (o mafioso entero, que no queda muy claro...), ni la niña malencarada que fascina al pánfilo de turno, ni el supuesto alemán que resulta ser algo así como de Cádiz, y cuya conversión de tedesco a gadita, o viceversa, no se termina de entender... y así, "ad nauseam".

Cómo nos gustaría que películas como esta Recambios nos encantaran, fueran un prodigio de cine y se merendaran la taquilla. Pero es que, como dijo en cierta ocasión un colega de la crítica a vueltas con El mariachi, lo único bueno de hacer películas con escaso dinero es que confirma que se puede hacer cine igualmente malo con muchos billetes (véase la mayor parte del cine comercial USA que nos llega) como con calderilla. No es un consuelo, pero es lo más aproximado que se me ocurre...

Recambios - by , Jun 02, 2005
1 / 5 stars
Simpática pero deficiente