Película: Sexo, pudor y lágrimas Estrenada en el Festival Iberoamericano de Huelva de 1999, esta tragicomedia mexicana viene precedida de un gran éxito en su país de origen, donde se ha convertido en una de las campeonas de taquilla del año. Difícilmente en España reeditará esa proeza, y no porque carezca de atractivo, que lo tiene, sino porque todo cine que no sea yanqui, en España (y en cualquier lugar del universo mundo, mal que nos pese) tiene un campo muy limitado en la atención del público, por muchas razones que no vienen al caso, pero que al espectador avisado a buen seguro no le habrán pasado por alto.
"Sexo, pudor y lágrimas" (por cierto, mal se empieza cuando se remeda o remienda, que las dos cosas pueden ser, un título señero de los años ochenta, del ahora tan de moda Steven Soderbergh) es la traslación al cine de una comedia teatral, llevada a la pantalla por el propio autor, una historia sobre lucha de sexos en el D.F. (o sea, en México, Distrito Federal), con varias parejas con los problemas habituales que da la cotidianidad y la rutina, que terminarán enfrentándose a causa de un vivalavirgen, un catalizador bípedo que se cuela de rondón en sus vidas.
Planteada como una crónica en la que se le saca punta, con frecuencia afilada, a las siempre controvertidas relaciones entre hombres y mujeres, el filme de Serrano está correctamente narrado, sobre todo para un cineasta procedente de los escenarios que se estrena con esta su "opera prima"; los diálogos están bien escritos (otra cosa sería impensable en un texto procedente de una obra de teatro, hasta ahí podíamos llegar...) y los actores se desempeñan con soltura. Sin embargo, el conjunto no termina de redondear la faena, tal vez porque con frecuencia se ve el truco, se nota la añagaza del dramaturgo y después guionista y director para pastorearnos hasta su terreno, el de un discurso a la postre crípticamente machista.
El final en tragedia, por problemas psicológicos de dramático desenlace, parece incluido con calzador para justificar las lágrimas del título. En resumen, una película aceptable, que resulta agradable de ver y que, al menos, nos presenta una realidad distinta de la de Nueva York o Los Ángeles, que tenemos ya tan requetevista?

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Sexo, pudor y lágrimas - by , Mar 01, 2001
2 / 5 stars
Enchilada de corazones