Película: Sin motivo aparente El guadianesco Bob Rafelson, que aparece y desaparece constantemente, vuelve al género que más fama le dio, el policiaco de tintes negros de "El cartero siempre llama dos veces", su filme más conocido y por el que pasará a la posteridad, pero también algunos otros de menor enjundia pero no carentes de interés, como "Sangre y vino". En este "Sin motivo aparente" adapta al cine un relato corto de Dashiell Hammett, actualizándolo, con la historia de un policía que, buscando a una menor por encargo de su atribulada vecina, se mete en la boca del lobo, en forma de grupo de ladrones que prepara un atraco multimillonario. El "madero" se verá entonces en la necesidad de salvar su vida, que le peligra, y abortar el robo, tarea casi más difícil todavía. Las bazas del filme están en la matizada pintura de los delincuentes, desde un líder (Stellan Skarsgard) que en su caracterización resulta ser, involuntariamente, un doble del presidente bético Ruiz de Lopera pero con bigote, hasta un psicópata (Doug Hutchinson) que parece una "drag queen" oxigenada pero sin pluma, llegando al personaje que resulta ser el auténtico eje del filme, junto al poli: una mujer del Este de Europa, a la vez rehén y amante del jefe del grupo, que se verá seducida por los encantos del funcionario de Policía. En esa especie de familia Monster que es el clan de cacos, y en la ambigua relación entre la vampiresa llegada de tierras heladas y el detective afroamericano está lo mejor de la cinta, una filme de cine negro hábilmente puesto al día por un realizador que no se prodiga pero que, cuando se deja ver, casi nunca defrauda. Notable, como casi siempre, Samuel L. Jackson; Milla Jovovich, en cambio, no termina de dar bien el papel de mujer escindida entre su sádico amante y el hombre que podría salvarla.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

100'

Año de producción

Sin motivo aparente - by , Jul 05, 2002
3 / 5 stars
El policía siempre llama dos veces