Película: Torrente 3. El protector

Santiago Segura parece haber roto las hostilidades con la crítica, pero no se termina de entender: le va "stupendo", como diría el Blasillo de Forges, con unos taquillazos tremendos. Entonces, ¿por qué ese resentimiento con la crítica? Parece que quiere estar al mismo tiempo en dos altares, y eso sólo lo consiguen algunos genios (véanse Hitchcock y similares). Porque tras la gracia "naïf" y casi surrealista de Torrente. El brazo tonto de la ley, la serie se ha convertido ya en una franquicia que ciertamente viene muy bien para que el cine español pueda sacar pecho y pavonearse de taquillazos multimillonarios, pero, a la postre, ¿es éste el camino que debe seguir el cine español? Más claro: ¿es que para reventar las taquillas españolas no hay otra forma que dar este tipo de cine, por llamarlo de alguna manera, que hemos dado en denominar "de fluidos"? (y no precisamente nobles...).


Tras las tres tracas taquilleras de la franquicia, hay que echarse a temblar con las numerosas copias, plagios, tributos y otras mamarrachadas, a cual más soez, zafia y procaz, con las que, a buen seguro, nos castigará el cine español en los próximos años.


Torrente 3. El protector no es sino un estiramiento "ad nauseam" (nunca mejor dicho...) del filón encontrado por su director, guionista y protagonista en el primer segmento del serial, con ese ex policía que es un dechado de defectos, vicios y pecados, pero que cae irremisiblemente bien, incluso en algunas escenas, como la de la violación de la chica dormida, que debería hacer remover las entrañas del público: hay cosas con las que no se pueden hacer risas. Al margen de esto, es cierto que tiene un comienzo electrizante, subrayado por unos elegantes y a la vez paródicos títulos de créditos, que se inspiran creativamente en la serie 007. Después sólo algún chiste aislado (Torrente despertándose hablando en catalán y transformado en "hincha" culé) consigue trascender la superficialidad y el trazo de brocha gorda de un filme que llenará las salas y los bolsillos de Santiago, pero desde luego no tiene vocación de perennidad; ni falta que le hace, seguro que asegura Segura: les aseguro que no he podido resistirme al cuasi calambur...


 


Torrente 3. El protector - by , Mar 08, 2018
1 / 5 stars
Torrente al cubo (de la basura)