Película: Vivir rodando Parece que Tom Dicillo aprendió algo fundamental de su primera película, la sobrevalorada Johnny Suede: nunca ruedes un filme independiente y de bajo presupuesto si no eres capaz de mantener la sangre fría aunque, literalmente, se te caiga el estudio (o lo que haga las veces de ello) encima. Porque ésa es la impresión que da este Vivir rodando, divertida sátira cinéfila sobre un rodaje hecho con tres perras gordas, con actores y actrices en decadencia o segundones, un equipo técnico que parece el de Ed Wood y un director con una empanada mental más que considerable.

Con inteligencia y buen humor, Dicillo mezcla realidad y sueño, de tal forma que a veces no sabe uno si está en el rodaje real o en el soñado por alguno de los integrantes del mismo. Pero lo mejor es la hábil interacción que el director logra del guión que se filma dentro de la película con la historia abigarrada y contradictoria del propio rodaje, hasta el punto de que personajes y actores terminan utilizando los diálogos del guión para su propia vida y a la inversa.

Con un plantel de actores desconocidos (salvo el tarantiniano Steve Buscemi y la estrella emergente Dermot Mulroney), Dicillo, recrea un universo cerrado en tanto que cinéfilo, que gustará sobre todo a los aficionados "avant la lettre". El que busque una trama convencional, que se abstenga.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

92'

Año de producción

Vivir rodando - by , Jan 25, 2001
3 / 5 stars
Sátira cinéfila