Película: Vuelta a casa de mi madre

Debido a la crisis se está produciendo un doble fenómeno con los hijos. Por una parte aquellos que llegada cierta edad en la que deberían salir de casa de los padres se quedan en ella porque no tienen trabajo. Por otro lado los que se han marchado, pero debido a un despido o al divorcio se ven obligados a volver al hogar del que salieron. Esto último es lo que le ha sucedido a Stéphanie, que a sus 40 años, de profesión arquitecto, divorciada y con un hijo, tiene que regresar a casa de su madre mientras le sale un empleo, al quebrar la empresa para la que trabajaba. Ella la recibe encantada, pero tener a su hija en casa le puede complicar su independiente existencia. Ambas tendrán que ser pacientes en esta nueva situación de volver a vivir juntas. Las complicaciones no surgen sólo entre ellas sino que también sus hermanos aportan alguna que otra desavenencia.    

El guion del propio Éric Lavaine, en colaboración con Héctor Cabello Reyes, dibuja bien a los personajes, con algunos momentos de cierto aire teatral, que muestra de una manera divertida una realidad que afecta a mucha gente: cada año más de 400.000 franceses, después de una separación o con problemas económicos, se ven obligados a regresar a casa de sus padres. Esto cuando se es adulto es todo un desafío al que se enfrentan muchas personas, y Stéphanie se encuentra en esa situación: forzada a vivir con su cariñosa pero asfixiante madre, y sus hermanos, cuando las visitan, le complican la vida echándole en cara algunas cosas.

No es un drama sino una entretenida comedia sobre la generación boomerang que plantea en su sexta película el director francés de Barbacoa entre amigos (2014), en la que exponía la relación de amistad, mientras que aquí son los problemas familiares. Es un conflicto que le puede suceder a cualquiera, porque es un problema universal, pero con apuntes de comedia sin que se cargue en exceso el realismo del relato.

La casa de la madre es la que une a todos alrededor de la mesa, pero es más complicado cuando no se llevan bien, porque también es el lugar donde se plantean los asuntos y los problemas familiares, como ocurre aquí, cuando se recuerdan hechos pasados como la enfermedad del padre y el cuidado de éste entre las dos hermanas, Stéphanie que no tiene dinero, y Carole, que no es feliz, es celosa, odia a todo el mundo, se lleva mal con su marido, o de Nicolas, el hermano, que vive lejos y se pasa a verlos de vez en cuando, algo que se echan en cara y aumenta la tensión.

Toca el tema de la crisis en un nivel de clase media cuyos miembros también sufren, pero siempre la familia es un refugio. A través de situaciones divertidas habla de los problemas de la convivencia, la importancia de la familia y de las relaciones entre sus componentes que no siempre es la ideal.

La veterana Josiane Balasko pone la nota de humor como la excéntrica madre con sus falsos despistes. Un film francés eficaz que explica cómo son los mayores de hoy, que no se llevan bien con las nuevas tecnologías y se niegan a entrar en el sistema informático, al que muestra su rechazo la madre, originando una de las situaciones más divertidas.

Es una cinta cuyo final no se acaba de creer, que está sacado de la manga, para terminar felizmente.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

97'

Año de producción

Trailer

Vuelta a casa de mi madre - by , Jan 11, 2017
2 / 5 stars
La generación boomerang