Película: Cincuenta sombras de Grey

Títulos como ...Y Dios creó a la mujer (1956), El último tango en París (1972), Emmanuelle (1974), levantaron polvaredas de comentarios debido al erotismo de sus imágenes, lo que provocó que en su día los espectadores fueran a Francia para verlas ante la prohibición de la censura española. Más recientemente ocurrió algo parecido con Nueve semanas y media (1986), Eyes wide shut (1999), La vida de Adèle (2013) o Nymphomaniac (2013).

No hemos leído el libro y esta película es la primera parte de una trilogía, por lo que el final queda abierto. El erotismo es una mínima parte del metraje que en once minutos encierra todas sus situaciones sexuales light, con escenas de dominación-sumisión como una de las fantasías recurrentes en las mujeres y prácticas sadomasoquistas en las que nos presenta los gustos del millonario Christian Grey con la ingenua Anastasia Steele en su relación carnal, en la que el sexo es dado con cuentagotas evitando planos de los genitales. Para Grey, Anastasia es una más de las quince mujeres anteriores, en él no hay amor, sólo poder de seducción, debido a un pasado traumático.

La novela de la inglesa Erika L. James, que desde que se publicó en 2011 ha vendido más de cien millones de ejemplares y se ha traducido a cincuenta idiomas, mezcla con delicadeza amor romántico con sexualidad femenina, a lo que han ayudado las redes sociales, de lo que se obtiene la comercialidad de este producto y que la edición de libros eróticos haya aumentado sensiblemente. Ello denota que la sexualidad femenina vende y así se explota tanto en la novela como en el film, pero no existe la liberación sexual de la mujer, sino una sumisión consentida con maltrato incluido.

Dicen que se eliminó la escena más polémica de la novela ya que se quería hacer una cinta sin sexo explícito, pero su autora quería que fuera más fiel al texto, lo que ha hartado a la directora que ha renunciado a hacer las dos continuaciones.

El guion es reiterativo en las situaciones, con una historia mínima, lo que hace que canse y aburra, sin emoción, ya que está orientado a la exhibición de poder de él y el enamoramiento estúpido de ella, cuyo tratamiento es un escarnio para la mujer al comportarse como un maltratador. Es la historia de Anastasia Steele, una chica que va en lugar de su amiga enferma, que estudia periodismo, a entrevistar a Christian Grey, un joven empresario, y que se rinde a los encantos del seductor millonario.

Está protagonizada por el ex modelo irlandés Jamie Dornan y Dakota Johnson, 25 años, hija de Melanie Griffith y Don Johnson, casi una desconocida hasta ahora, para los que supondrá su gran lanzamiento, que dan más presencia física que un buen trabajo.

La película pone el foco en las escenas de amor, no en el sexo, expuesto con clase y buen gusto, ya que no desea ser vulgar, que ofrece como algo nuevo lo que es más viejo que el mundo.

Está realizada por la londinense Sam Taylor-Johnson, quien tras hacer unos cortos debutó con Nowhere boy (2009), que hace con éste su segundo largo con más elegancia y corrección que inteligencia en poner creatividad en la puesta en escena, con una fotografía de Seamus McGravey de anuncio publicitario y bien elegida las canciones y la banda sonora de Danny Elfman.

Cinematográficamente es bastante pobre pero comercialmente le ha sacado buen partido a los 40 millones de su presupuesto.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

125'

Año de producción

Trailer

Cincuenta sombras de Grey - by , Feb 24, 2015
0 / 5 stars
Aprovechando el éxito de la novela