Película: El gran enredo

Que Blake Edwards fue un maestro de la comedia, es indudable. Que el despliegue de su talento para este género estaba generalmente vinculado a la calidad del material, a la historia que tenía entre manos, también es un axioma. Como muestra (aunque como buen axioma no requeriría demostración...) tenemos este El gran enredo, que Edwards rodaría tras la tampoco demasiado afortunada comedia de bigamia Micki y Maud, a mayor gloria de Dudley Moore, entonces en la cresta de la fama tras haber hecho 10, la mujer perfecta, también para Blake, y Arthur, el soltero de oro, para Steve Gordon.

La trama de esta comedia de enredo (hasta en el título español llevaba la denominación de esa variante de comedia, para que no hubiera confusiones...) se centra en dos pícaros con vocación de meterse en todos los líos del mundo. Habrá  carreras de caballos, un botín de dos hampones, carreras de unas personas perseguidas por otras y un embrollo monumental.

De toda esa parafernalia sale regularmente parado el director, al que le iba más la comedia de personajes que las que apostaban por el desmadre delirante, como es el caso. Así las cosas, Edwards no brilló aquí a la altura de sus mejores trabajos de comedia, que son, sin duda, Desayuno con diamantes, La pantera rosa (la inicial, no la interminable retahíla de secuelas, a cual peor, que la siguió), La carrera del siglo, El guateque y Víctor o Victoria.

En el reparto destaca Ted Danson, entonces muy popular al ser el protagonista de la serie televisiva Cheers, en su primer papel principal en cine, y como secundaria la estupenda hispana María Conchita Alonso, además de un desatado Richard Mulligan.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

El gran enredo - by , Mar 30, 2018
1 / 5 stars
Delirante desmadre