Película: El halcón inglés Cineasta rompedor y muy influyente en toda una generación de directores con su Sexo, mentiras y cintas de vídeo, Steven Soderberg ha dado después distintos palos de ciego, desde la curiosa pero fallida Kafka, la verdad oculta hasta aterrizar descaradamente en el cine más comercial con Erin Brockovich. Sin embargo, un año antes de ese último filme, este cineasta yanqui realizó este El halcón inglés (espantoso título español para el original The limey), en el que todavía dejaba constancia de que no era un realizador artesano, sino que tenía otras inquietudes.

Esta historia que parece una versión yanqui de nuestro Padre Coraje presenta un thriller de guión no especialmente distinguido, con ex presidiario (espléndido Terence Stamp, como siempre) que busca vengar la muerte de su hija a manos de un magnate de la música, pero cuya singularidad viene dada por una realización y un montaje al margen de los habituales estilos de Hollywood; así, Soderbergh presenta buena parte del metraje (sobre todo la parte inicial) mediante diálogos fragmentados espacial y temporalmente, de tal forma que una misma frase es comenzada en un escenario, continuada en otro y terminada en un tercero, todo ello sin desplazamiento físico alguno.

No es que Soderbergh haya descubierto América (Godard gustaba de hacer este montaje hace cuarenta años), pero es cierto que en el cine comercial yanqui es algo sumamente infrecuente, por no decir inaudito, este planteamiento estilístico. El problema se plantea cuando este atractivo continente visual no está parejo con su contenido: la historia resulta ramplona, con demasiados cabos sueltos y, sobre todo en su tramo central, invita al bostezo. Así las cosas, queda el esfuerzo morfológico del realizador y el buen hacer del elenco interpretativo, con un Peter Fonda que parece su personaje de Easy rider con treinta y tantos años más.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

El halcón inglés - by , Jan 01, 2000
2 / 5 stars
Padre Coraje