Película: El milagro de P. Tinto Tras dos cortos premiadísimos y personalísimos (Aquel ritmillo y el de titulo trabalenguas, El sedcleto de la tlompeta), Javier Fesser, con la complicidad de su hermano Guillermo (el cincuenta por ciento de Gomaespuma), afronta su primer largo, que incide y reincide en las temáticas y, sobre todo, en las estéticas de sus obras de corto metraje anteriores.

El milagro de P. Tinto es una película que funciona a ráfagas, pero lo hace siempre a lomos de una historia extrañísima, escrita obviamente bajo los efectos de algún alucinógeno (ya sea LSD o Canal 47), bajo un aluvión de influencias de todo tipo, desde el Berlanga más delirante hasta una parodia de E.T., el extraterrestre, desde los dibujos del Correcaminos hasta autohomenajes del propio Javier Fesser, desde La cenicienta al muñeco de Michelín. Todo ello para adobar una historia sobre la obsesión por la paternidad, hilo conductor de esta locura, pero también con incursiones en una teología decididamente satírica, en una parodia obrerista pero también del neoliberalismo, con una burla sangrienta de la chapuza nacional y una decidida apuesta por la ingenuidad como fuente de toda felicidad.

No es una película "redonda", como decimos los críticos; si hubiera que calificarla con una figura geométrica, más bien parece "trapezoidal", por lo rara; pero en cualquier caso, es una obra estimulante, demasiado larga pero con un final enloquecedor (cuando todo el filme es ya como para coger moscas), un estilazo impresionante, un esperpento de diseño.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

El milagro de P. Tinto - by , Jan 01, 2000
3 / 5 stars
Esperpento de diseño