Pelicula:

La figura de Karen Blixen, la famosa escritora danesa autora del seminal volumen Out of Africa (publicado inicialmente en 1937 en el Reino Unido, antes de su traducción al danés, hecha por ella misma, con el título de Den afrikanske Farm), ha aparecido en cine al menos en tres ocasiones. La más famosa es, sin duda, la película Memorias de África (1986), film biográfico dirigido por Sydney Pollack, con Meryl Streep como la escritora (ensayando el inglés con acento danés, por cierto), además de Robert Redford como su amante Denys Finch Hatton, y Karl Maria Brandauer como su marido, el baron Blixen-Finecke. La película, popularísima, ganó 7 Oscars. Hay otra mucho más reciente, titulada simplemente Karen (2020), inesperadamente de nacionalidad española, con un presupuesto infinitamente inferior al de la producción norteamericana, dirigida por la cineasta extremeña María Pérez Sanz, rodada sandungueramente en las dehesas de las tierras de Pizarro y Cortés como si fueran la sabana africana (y, curiosamente, daban totalmente el pego...).

La tercera vez que, según nuestros datos, aparece Karen Blixen con un papel protagónico en una película es esta que comentamos, El pacto, que se ambienta en 1947, en la Dinamarca natal de la escritora, donde, a su regreso del continente africano en 1931, ya era toda una celebridad, un mito viviente, tras la publicación de Out of Africa en 1937. En ese contexto, en el que Blixen es ya una diva, una autora reconocida y admirada, la mujer, que frisaba los 63 años, cita a un incipiente escritor, el poeta Thorkild Bjornvig, a su residencia, la famosa Rungstedlund, y le ofrece un pacto: ella le protegerá y hará de él un autor inmortal, pero él deberá dejarse dirigir por ella y aceptar todas sus decisiones. Fascinado por el aura de la gran escritora, Thorkild acepta, aunque su esposa, Grete, con la que tiene un niño pequeño, recela, no sin razón, del ofrecimiento de la gran dama. Blixen, ladinamente, va socavando la relación del joven poeta con su mujer, buscando liberarlo de una relación que considera le dificulta ser el gran genio que ella intuye en el muchacho...

Bille August se hizo con un lugar de honor en la cinematografía danesa a raíz de conquistar la Palma de Oro en el Festival de Cannes y el Oscar a la Mejor Película en Habla no Inglesa (que era como se llamaba entonces el galardón a la Mejor Película Internacional, denominación hoy vigente) con Pelle el conquistador (1987), duro drama sobre las penalidades arrostradas por un padre y su hijo en el siglo XIX en el que Dinamarca, en vez del paraíso sobre la Tierra, como es hoy, era literalmente el culo del mundo. Pero, aunque posteriormente reeditó laureles con su interesante Las mejores intenciones (1992), no tan crípticamente película biográfica sobre la familia de Bergman, lo cierto es que su filmografía posterior, ya abducido por Hollywood, no ha tenido, ni de lejos, esa altura.

Ahora, con esta El pacto, no se puede decir que remonte el vuelo como en sus mejores empeños, pero tampoco que sea un film a despreciar. Es irregular, con frecuencia demasiado frío, casi gélido, pero también tiene temáticas y estéticas de cierto interés. Así, nos gusta mucho la extraña relación entre la gran diva de las letras danesas, una Karen Blixen en lo más alto de su prestigio y fama, habitual en las quinielas para el Nobel de Literatura, y el jovenzuelo Thorkild Bjornvig. August y su guionista han trabajado sobre las memorias de este último, que llegó a ser un reconocido escritor, y que cuenta en ese relato memorioso tan curiosa relación, en la que la escritora seduciría platónicamente a su joven e inexperto colega, atrayéndole con los cantos de sirena de la inmortalidad literaria, para lo que debería dejar atrás cuestiones a su juicio vulgares como la familia, la esposa, la prole, la “aurea mediocritas”.

Esa fascinante atracción por el Olimpo, con las manipulaciones a las que arteramente se entregaba la diva, pastoreando a su antojo tanto al joven poeta como a sus amistades, en pos siempre de buscar la creación radical, la liberación de ataduras mundanas, chocará con el deseo del hombre, no siempre bien entendido por él mismo, de la felicidad familiar, de una vida plena junto a los que le aman. Pero es que de ese planteamiento manipulador de la gran dama de las letras danesas surgirán otras dos posturas interesantes, la de la esposa, que siente cómo su marido se le escapa de entre las manos como el agua ante la altura intelectual de quien, evidentemente, lucha por Thorkild con las cartas marcadas de su privilegiada inteligencia, pero también la de la amiga que, en un viaje sagazmente instigado por Blixen, acabará enamorándose absoluta, total, torrencialmente, del neófito escritor, que le corresponderá en uno de esos idilios radicalmente blancos en los que los nórdicos son maestros, en una secuencia, la que tiene lugar en un bello prado de la alemana Bonn, donde los amantes, que no saben que no llegarán a serlo físicamente, se percatan del mutuo amor que, sin apenas levantar la voz, ha germinado en cada uno de ellos.

Película irregular, entonces, que sobre todo en su primera parte resulta más bien cansina y alargada, mejora a ojos vistas en su segunda mitad, cuando la dramática dicotomía de este hombre entre la cotidianidad de la vida hogareña y la eternidad tendrá que resolverse sin más dudas ni titubeos.

Buen trabajo actoral, en especial el de la protagonista, la veterana Birthe Neumann, que hace toda una creación de una Karen Blixen anciana, la mujer también conocida por su pseudónimo masculino Isak Dinesen, que alcanzó la gloria con poco más de cuarenta años, con la publicación de Out of Africa, pero a la que, según las memorias de Bjornvig y esta película, la muerte del amado en África, la forzosa marcha del continente negro tras declararse en bancarrota, y la imposibilidad de mantener relaciones sexuales con normalidad por su enfermedad, envenenaron su carácter hasta hacer de ella una manipuladora de manual, una mujer que buscaba la excelencia en sus elegidos, siempre que estos, reos de una vampirización en toda regla, acataran a toda costa sus directrices.

 (02-02-2022)


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

El pacto (2021) - by , Feb 03, 2022
2 / 5 stars
Memorias de Dinamarca