Película: Fresa y chocolate He aquí una película cubana que propone una nueva línea cinematográfica para el país caribe, alejándose de los tópicos dramones revolucionarios que en los últimos años habían anulado las primeras y estimables obras de autores como Manuel Octavio Gómez, Santiago Álvarez y Tomás Gutiérrez Alea. Ha sido precisamente este último, apodado "Titón" por sus próximos, el que, con la ayuda del más joven Juan Carlos Tabío, ha sido capaz de poner en marcha, desde dentro del régimen, un filme como éste, de difícil digestión para el gobierno de Castro, pero prácticamente la única salida para una cinematografía estancada ideológicamente y económicamente arruinada. Su gran éxito en su país y donde quiera que se estrena evidencia que algo parece estar moviéndose en Cuba, aunque no sabemos a qué ritmo.

Fresa y chocolate es un alegato en favor de la libertad, en su acepción más amplia, hermosa y democrática. La película es divertida a ratos, se pone seria y trascendente en otros, y supone casi siempre un soplo de aire fresco procedente del Caribe. Disfrútese del filme como lo que es, un lírico apoyo a la libertad personal que cualquier bien nacido debe suscribir íntegramente. Pero los que busquen una película filogay no la encontrarán aquí: la relación entre el maricón y el revolucionario es blanca, sin sombra de pecado. Por cierto, qué detalle habrían tenido "Titón" y Tabío dedicando su obra a la memoria de Néstor Almendros, exiliado cubano de origen español, espléndido director de fotografía, gay militante, muerto a causa del sida, autor del muy estimable documental Conducta impropia, precisamente sobre la homosexualidad en la Cuba castrista, filme que no verán allí hasta que el barbas permanentemente vestido de caqui esté bajo tierra...

Género

Nacionalidad

Duración

106'

Año de producción

Fresa y chocolate - by , Feb 21, 2001
3 / 5 stars
Sin sombra de pecado