Película: Gloria (2012)

No es frecuente la presencia de películas chilenas en nuestras salas comerciales ya que sólo acuden a los certámenes especializados en cine del otro lado del océano como el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, donde tenemos ocasión cada año de ver alguna muestra de esa cinematografía, que es de las más interesantes del Nuevo Continente, aunque su cosecha anual no sea abundante, como sucede por aquellas tierras. De vez en cuando nos llega un título como ocurrió recientemente con No (2012), de Pablo Larraín, pero son las menos. Aquí se ha contado con la colaboración española en la producción, algo también ya habitual con esos países.


Gloria es una mujer madura, 58 años, separada hace diez, que vive sola, trabaja de día, va al gimnasio, rellena su tiempo con actividades, no ha perdido la ilusión de volver a vivir en pareja y de noche suele buscar compañía en las discotecas de hombres libres de su misma edad en aventuras sin sentido ni continuidad. Todo cambia cuando conoce a Rodolfo, 65 años, divorciado reciente, con el que inicia una nueva aventura, pero está muy ligado a sus dos hijas adolescentes con las que vive, lo que incide en su relación con Gloria.


Este es el primer film que vemos del santiagueño Sebastián Lelio, director de la nueva hornada del cine chileno, habituado a recibir premios en los festivales con sus cintas como La sagrada familia (2006), Navidad (2009) o El año del tigre (2011); esta última la vimos en el Festival onubense. Ésta es la quinta película de su aún corta filmografía, en la que nos cuenta el drama de la soledad de esta mujer que se ha separado de su esposo hace tiempo y trata de buscar nueva compañía, a pesar de que tiene dos hijos adultos, Pedro, casado, que le ha dado un nieto, y Ana, con una relación de pareja.


El guion deja de lado los problemas del país como es frecuente en otras producciones chilenas y se centra en el tema universal de la soledad. Con las relaciones sexuales, las reuniones familiares, el trabajo, el gimnasio, la discoteca, etc., Gloria llena su vacía existencia y vamos conociendo su personalidad, a veces un tanto egoísta, y el mundo en el que se mueve. La visión que se nos da del intento de cambiar de vida no se apiada de ella, a pesar de su compasiva mirada, pero Gloria no pierde la esperanza.


Aunque algunas escenas puedan resultar triviales, caso de las de sexo, que no está mostrado con morbo sino de una forma natural, sin embargo nos dan información de cómo estas personas, a pesar de la edad, siguen teniendo deseos de sentirse vivas.


Las numerosas canciones que salpican su banda sonora alegran la visión de este film, entre ellas la del final, de Umberto Tozzi, Gloria que da título a la cinta y nombre a la protagonista.


La actriz Paulina García engancha al espectador con su físico de mujer madura que sabe lo que quiere y lo que busca en la vida, que lleva con paciencia, bien respondida por Sergio Hernández como Rodolfo. Ella ganó en el Festival de Berlín 2013 el Oso de Plata y la película el Premio OCIC y el de la salas de arte y ensayo alemanas. Antes, en su paso por el Festival de San Sebastián 2012, ganó el Premio Cine En Construcción, y ha sido seleccionada para representar a Chile en los Oscar y en los Goya.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Trailer

Gloria (2012) - by , Mar 06, 2018
3 / 5 stars
La soledad de una mujer