Película: Inquietudes

Tras el gran éxito de Elígeme (1984), que le eleva al rango de director por antonomasia de la postmodernidad cinéfila, el director angelino Alan Rudolph lleva a la pantalla una historia coral, con varios protagonistas, muy en la línea de su anterior y tan celebrada película, y de alguna forma también de algunos de los films de su primera etapa, como Bienvenido a Los Ángeles (1976) y Recuerda mi nombre (1978).

El resultado será esta Inquietudes, en la que el protagonismo recae en hasta cuatro personajes principales: un ex-policía, en el fondo un redomado escéptico que, sin embargo, está deseoso de encontrar el amor; un tarambana, un cabeza hueca con mujer y bebé, que terminará enrolándose en una banda de gángsters; la melancólica propietaria de un café;  y el jefe de los hampones.

Aquí, como en Elígeme y anteriores films rudolphianos de semejante corte, habrá también carambolas sentimentales, amores cruzados y un cierto tono fatalista, con ese estilo tan peculiar que caracterizó el cine de Rudolph de los años ochenta, un estilo que, lamentablemente, no pudo o no supo mantener en su filmografía a partir de los años noventa, una época en la que su cine se adocenó, se vulgarizó y entró en barrera. Inquietudes se puede reputar su penúltimo film de interés, antes de Los modernos (1988), que sería su canto del cisne.

En el reparto coral hay que destacar fundamentalmente a Keith Carradine y Geneviève Bujold, sus intérpretes fetiche en aquella feraz etapa, pero también, como curiosidad, a Divine, el famoso actor travesti (aunque aquí hace un papel masculino) que cimentó su popularidad cinematográfica en aquellas bizarras propuestas “underground” del “outsider” John Waters, en “perlas” (por llamarlas de alguna forma...) como Pink Flamingos (1972).


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

111'

Año de producción

Inquietudes - by , May 10, 2018
3 / 5 stars
Un cierto tono fatalista